UNZIPPED CLASSICAL MUSIC. SCHUMANN “Etudes Sinfónicos”. PARTE 2, TEMA

De un mundo de conciencia en el que vivimos durante medio año, de la conciencia del hombre ruso maravilloso, Modest Petrovich Mussorgsky, nos movemos y nos sumergimos en la otra conciencia – en el mundo de Robert Schuman.

Desde el momento en que la música se convirtió en mi vida (no hace mucho tiempo), en mi mundo, donde me siento muy cómodo y acogedor, la mente humana, expresada a través de la música, me dice mucho mas de lo que un hombre puede decir. En la vida real, un hombre es “pequeño y sin sentido”, no puede expresarse sin el arte. La música es la herramienta la más expresiva y hace que las personas sientan y entiendan a un ser humano en su totalidad, en metafísica completa, como dicen los filósofos. La metafísica es lo que podemos sentir, pero no podemos explicar. Es una esencia muy profunda. No es necesario “tomar un café con Robert”, ni vivir con El bajo el mismo techo. Además, “vivir en la misma casa con Robert” no nos dará una comprensión de Schumann como persona. Para enfatizar más el “tema”, puedo decir que al entrar en su conciencia y “revelar” su mente a través de la música, podemos entender a Schumann mejor que su propia esposa.

Aquí, el profesionalismo y el milagro psicológico se convirtió en una herramienta para la comprensión profunda del Cosmos musical, “subrayando” para nosotros todos los secretos consientes e inconscientes que un hombre expresaba a través de su música. Esto es “la magia y el misterio”. “El Misterio!!!”, que existe, que, incluso, podemos” tocar”. Podemos disfrutar de una comprensión de la música tan profunda que la humanidad no conocía hasta ahora.

s0.25 Entonces, pasemos al texto. Nos sumergiremos en el mundo de Schumann, en el mundo de su alma, en el mundo de sus fantasías, que era el mundo real de su existencia, ya que Schuman lo muestra verdaderamente solo en su música.

Por lo tanto, podemos decir con plena responsabilidad, que, sumergiéndonos en el texto, nos sumergimos por completo en la conciencia del compositor, como la persona tal externamente discreta, que confiaba su alma y su conciencia únicamente a las notas. Es una gran responsabilidad y es muy emocionante.

1.17 El tema de todas las Variaciones de Schumann le fue enviado por un amante de la música, no fue escrito por Schumann. Es un tema musical bastante común para el comienzo de la era del romanticismo del siglo XIX. Como dicen ahora, estaba en la tendencia.

La música similar, junto con el estilo de las composiciones de Chopin, fue una especie de lenguaje musical muy dulce. Todas las casas respetables europeas y rusas se expresaron en este idioma musical, que se parecía al de Chopin, pero, evidentemente, solo en la forma.

Lo mismo pasaba en la cultura de las baladas, que estaba muy en consonancia con el alma de Schumann. El mundo de baladas y canciones romance ya estaba lleno de símbolos románticos, que se convirtieron en parte de la conciencia y del lenguaje musical.

Veamos qué Tema fue enviado a Schumann por el tutor de una de sus amigas cercanas. El tema suena así (3.14). Es la primera frase, y la mas importante. Continua así (3.26) y nos dice que no está terminado.

Vamos a mirar a los símbolos que contiene este tema y que se reflejaron de inmediato en la mente de Schumann. Y veremos cómo El lleva su pensamiento de la tristeza y la muerte…..

Para Schumann el tema sonaba como fúnebre, varias veces lo decía en sus cartas. El punto es que en la primera mitad del siglo XIX la conciencia era más temblorosa, vulnerable y sensible que en la actualidad. Para mí, este tema suena melancólico y nostálgico (4.35). Nunca lo asociaría con funerales y muerte (4.42), aunque segunda frase (4.52)…

Aquí está toda la primera parte del tema que Schumann ha considerado fúnebre.

Veamos por qué este tema le parecía a Schumann una declaración tan triste, como de la muerte. Si profundizamos cuidadosamente en los símbolos musicales y observamos el desarrollo de ideas musicales desde principios del siglo XIX hasta nuestros días, podemos ver algunos marcadores que hablan de la muerte. Precisamente es la primera entonación (5.32).

Es la idea musical ya formada, es el símbolo de la muerte. Y es una muerte heroica y romántica, de un héroe moribundo, unos segundos antes de la muerte. Y luego sigue el epitafio musical o es ya la entonación de llanto sobre el héroe caído (6.12).

Quiero mostrarle como durante 200 años, desde principios del siglo XIX, este tema se transformó en la idea musical, que ya existe en nuestra inconciencia. No hace falta ser un musico para descifrar esta idea. Nosotros, como público, captamos inconscientemente estos mensajes y los símbolos, sin darnos cuenta, sin verbalizarlos. Nuestro cuerpo y la mente lo perciben exactamente así y voy a explicarle por qué. En solo dos ejemplos lo entenderán inmediatamente como este tema se asocia firmemente con la muerte de un héroe romántico.

Entonces, (7.20) esto es el comienzo del tema enviado por von Frickenand y utilizado por Schumann. (Mas tarde, su amigo Chopin usaba el mismo tema para mostrar el momento de la muerte de un héroe en la Primera Balada (7.47).)

Luego viene una seria de octavas que simbolizan la muerte de un héroe, la caída en el abismo de la muerte (8.10).

No puedo evitar recordarle que todo esto ha pasado a la mente rusa y se ha extendido a los sectores más amplios del pueblo. Escuchamos este tema como la característica del héroe ruso popular en el momento justo antes de su muerte. Los símbolos del tema entraron en la mente del bardo ruso, soviético, el autor de canciones populares (8.46). ¿Suena familiar? Creo que para el público ruso es muy familiar. Y de nuevo tenemos la misma entonación (9.01). Aquí está la entonación expresada por el cierto ritmo (9.13), por el intervalo definido, por la pausa especial.

Entonces, como puede ver, esta idea romántica que estaba de moda a principios del siglo XIX, en la época moderna se ha vuelto ser muy popular y en el nivel subconsciente está asociada con la muerte de un héroe.

Así fue como Schumann lo interpretó, desde los primeros dos ritmos (9.49): la fatalidad, la muerte, los funerales. Él escribió: es la melodía funeraria, que va a cambiarse de la muerte a la vida, eso es la tarea, y no solo a la vida sino a la vida alegre, a la felicidad. Como estaba diciendo, quiere mostrar en el final una procesión simbólica de la felicidad divina. Y lo hizo. Mas adelante veremos cómo en su conciencia y su corazón de Caballero se convirtió en símbolos de Caballero, cómo se relaciona con su carácter, su alma, su vida y su entorno.

Todo eso es extremadamente interesante. Vamos a viajar “por la conciencia” de diferentes compositores – desde Bach hasta los modernos. Y no nos sentiremos como extraños en este viaje. Gracias a la música y a nuestro contacto, y me gustaría que esto dure el mayor tiempo posible, vamos a abrazar esta música como nuestra propia vida, y de la misma manera entenderla. Entonces nuestra vida se enriquecerá y se convertirá en una serie de increíbles aventuras y emociones, a través de una comprensión profunda de la música.

Pasamos a la siguiente frase. Pues, la primera frase (11.34) es la muerte de un héroe (11.37). La segunda (11.41) nos está moviendo hacia la triada en mayor (11.51). Es el movimiento típico para las canciones del siglo XIX, cuando después de la muerte del héroe la melodía va a la idealización de él, de su vida y de lo que hizo, le dedicaron una canción, romance o simplemente una idea musical.

En la realidad, la idea musical es más flexible que la verbalizada, incluso, expresada en literatura o poesía, porque la música contiene emociones, y el lenguaje no. Cuando queremos explicar nuestros sentimientos, la música nos permite hacerlo mucho más flexible y emocionante. Para nosotros es más cómodo y más fácil. Si entendemos bien el lenguaje musical, es mucho mejor para nosotros expresarse en este “idioma”, tendremos menos barreras entre las personas. (13.22) Entonces, de la frase en mayor hemos pasado a algunos recuerdos del héroe (13.32). Usando la expresión vulgar moderna rusa, recordamos “que buen chaval era”. Esto es lo que hace cualquier motivo fúnebre. Podemos recordar también la famosa obra de Chopin (14.03), cuando la declaración de la muerte, la propia procesión fúnebre se rompe en la parte media, donde (14.15)

tenemos las mismas melodías, las mismas técnicas, la misma conversación musical. Recordamos e idealizamos a la persona que falleció heroicamente.

Luego, tenemos el otro marcador, la confirmación que Si, es la muerte, y es la música fúnebre (14.51). La siguiente pequeña frase es así (14.57). Estas notas repetitivas caracterizan un momento bastante desagradable: la tierra cae a la tumba o sobre el ataúd que descienden al sepulcro. No sin razón, armonizando el tema, Schumann llena este punto con trinos (15.30). Y ¿Qué significa este trino? Es un redoble de tambor, que solemos asociar con los momentos emocionalmente duros: con la despedida, despedida visual del cuerpo de un héroe.

Y la última frase (16.00) es de nuevo el tema de la muerte (16.05), es el epitafio (16.10). Eso es el final.

Entonces, completamos el estudio, verbalizamos literariamente la idea musical, que, siendo cantada o tocada en algún instrumento, nos da la misma información. La percibimos emocionalmente, a través de las vibraciones en el nivel subconsciente. La aceptamos, está viviendo en nosotros. Pueden pasar años, pero, incluso los que no están familiarizados con el lenguaje musical, se darán cuenta de que la melodía vive en ellos y en su mente, esperando el momento adecuado. Y este momento vendrá. Así es cómo funciona la música. “Brotará” en diez, veinte o treinta años, “brotará” en la mente de las personas, que pueden estar bastante alejadas de la música, y se convertirá en parte de su conciencia. Y expresará lo que ellos quieren verbalizar o no lo quieren, pueden hacerlo o no, será entendida sin ninguna palabra adicional, será aceptada por sus cuerpos y la mente, igual como entienden eso ahora los que están siguiendo mi descripción de la trama musical paso a paso.

Mas adelante tenemos las últimas tres notas, después del epitafio (17.49) con alguna amplificación acústica, con crescendo. ¿Qué es? Este es el maravilloso ejemplo y el método de composición musical, también de teatro, y de cine, cuando después del primer acto, y este tema es un acto, nos llevan al siguiente acto, a la siguiente imagen (18.22).

Ahora, miraremos como Schumann ha ordenado esta melodía, en unas pocas palabras vamos a analizar el lenguaje de los símbolos y las imágenes, que contenía la conciencia de Schumann y que Él puso en esta música. Trataremos de analizar también los principales errores de los músicos, los que no les

permitieron relevar la idea principal de esta obra. Lo mismo que paso con la interpretación de la obra de Mussorgsky , que hemos analizado en la serie anterior, dedicada a “Cuadros de una exposición”. La interpretación “tradicional” fluía en una dirección completamente equivocada durante un siglo y medio. Lo mismo sucede aquí con esta obra de Schumann.

Debido a algunos malentendidos de la idea fundamental del compositor, el pensamiento musical estaba fluyendo en la dirección errónea, distorsionando esta obra maestra durante dos siglos.

Es evidente para mí que es la mejor obra de Schumann para piano solo, y es la expresión más excepcional del simbolismo romántico.

Lo sabemos, y es obvio, que la fantasía de Schumann fue completamente penetrada por los ideales de Caballero. Es decir, la Belleza, una Bella Dama, la Caballerosidad- todo eso era su mundo. Por lo tanto, sus pensamientos empezaron a fluir de inmediato cuando comenzó a usar esta melodía como el tema para esta obra gigante, fluir a la dirección de la encarnación del sueño de su vida filosófica: girar el tiempo hacia atrás. Entonces, El termina con motivos de Caballero y empieza en el estilo de Caballero.

¿Cómo cantaron los caballeros los romances? Bajo un laúd. Tocaban un laúd, que es el instrumento musical con el sonido muy silencioso, y cantaron canciones. Entonces, Schumann lo percibe como una balada de Caballeros. Y es cierto, lo es, solo un poco más romántica y más libre, tal vez, ya en contenido, en comparación con las canciones de Caballeros, bastante discretas, de la Edad Media. Pero el principio de armonización sigue siendo el mismo.

Y aquí ya nos encontramos con el primer error muy grande de los intérpretes, que tocan igual toda la factura, como dicen los músicos, toda “la tela” de la obra. Entonces se convierte en acordes (21.42). Esto es un error muy grande. El romance de Caballero se transforma en los sonidos de movimiento de piedras. Con tal lectura se mata por completo el romanticismo de la idea, se mata por completo la idea de Caballero, la idea de romance, la idea de una canción fúnebre, tan confesional que le podía cantar y una amante de un caballero, y un caballero sobre su compañero caído. O en cualquiera otra situación, que podría haber sucedido muy a menudo en esos tiempos románticos y era parte de la vida cotidiana y de la conciencia de Caballero: siempre mirar directamente a los ojos de la muerte.

Hay que subrayar que, en las dos primeras ediciones, la del año 52 y la del 37, las que controlaba el mismo Schumann, el tema estaba imprimido con notas negras, y el acompañamiento de acordes con notas transparentes o pequeñas como unas letras en miniatura. El Editor cumplió con las instrucciones del autor, y el autor lo controlaba. Escribieron una nota para los artistas – interpretes, informándoles de que la melodía original era enviada por un aficionado, y el compositor la armonizó. Estaba imprimido el comentario del autor de la obra, que subrayaba que la armonización era secundaria y muy transparente.

Lo más importante es que en todo el momento estamos en la textura sobresaturada de estos Etudes, Sinfónicos, cuando todos los dedos están ocupados, se duplican los sonidos, tocamos en tres ”pisos” de piano, como si tuviéramos tres manos. Debe ser doblemente transparente, triple, diez veces más, para poder demonstrar estos “castillos de aire” que están construidos aquí.

Por lo tanto, si seguimos la idea de romance de Caballero, que está aquí a la vista, y todas las instrucciones que he tratado de apuntarle muy rápido, en plan de tesis, pues, tenemos una música completamente diferente: (24.40) cuando los sonidos de laúd, imitados en el piano, corresponden al nivel de sonido suave de las cuerdas de este instrumento (24.57). Escuchamos una canción solitaria de Caballero (25.07). Inmediatamente ante nosotros aparece el rostro de Schumann. La cara de su alma. Una mirada clara de un Caballero, que vivió su vida como un romance único, desde el principio hasta el final.

Schumann es un romance, un romance de Caballero, si expresarlo en pocas palabras. Y cuando nos vamos (25.49) a la parte de los recuerdos, en mayor, en cada Variación veremos como Schumann afirma cada vez más la idea de la vida precisamente mediante el uso de este motivo, en los contextos diferentes de las piezas. Vamos a descifrar todo, como textos literarios, verbalizados. Es muy interesante a ver el movimiento de sus pensamientos. ¡Es tan sorprendente, es tan simbólico, es poético! Así que una vez más lo digo: Schumann es el padre del simbolismo.

(26.36) Pasamos al momento más trágico – el descenso a la tumba bajo el redoble de tambor (26.52). Es un llanto al bajar el cuerpo a la tumba (27.07). Y el romance continua (27.16). Y es la última lagrima (27.28). Y se abre la cortina para la segunda escena (27.41).

Esos son los milagros, cuando verbalizamos la música, cuando entendemos el lenguaje musical, así es como se revela todo. Y no busques nada sobrehumano en la música de nadie. ¡No! Toda la música es humana, especialmente la música de los representantes del siglo XIX – principios del siglo XX, cuando el romanticismo vivió por casi un siglo, modificándose de una manera y otra hacia el simbolismo, hacia algunas ideas impresionistas. No obstante, eran las personas de increíble sublimidad, pureza e ingenuidad. La Ingenuidad buena, infantil angelical.

Por lo tanto, nunca es necesario buscar en la música y en los grandes compositores algo sobrehumano. Por el contrario, cuanto más grande es el compositor, más es una persona. Y cuanto más cerca queremos estar del compositor, más humano y sutil debemos ser. Hay que olvidar todo lo que nos dicen los filósofos inescrupulosos, que, por desgracia, están muy bien promocionados en nuestros tiempos, lo que nos dicen sobre el superhumano, sobre el otro mundo y similares. No existe esto en la música y no puede ser, porque la música es el alma de una persona en su mejor manifestación.

Entonces, ahora vamos a escuchar todo este tema, lo tocare de principio a fin y pasaremos a la primera Variación. Ahora sabemos todo, lo entendemos todo y será fácil para nosotros seguir el curso de pensamientos de Schumann, ver como El transforma la muerte en la vida, habiendo entrado en esta idea y habiendo vivido de la muerte a la vida. ¡La idea es brillante, la materialización es brillante! La interpretación de esta obra siempre nos dará una sensación mística sobre el renacimiento de la muerte a la vida. Atravesaremos esto junto con cada tono. ¡Es una gran felicidad! (30.01)

Traducido por  Ludmila Lubovskaya

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.