Modest Mussorgsky. “Cuadros de una exposición”. Parte 4. “Tuileries”

*Los números rojos le llevarán
a los fragmentos musicales

 

Después de las piezas musicales muy oscuras y dramáticas: “Gnomo” con características desagradables del subconsciente ruso, con sus enanos, su aterradora mitología rusa y “Viejo Castillo” triste y desgarrador, Mussorgsky pasa esta vez a la moderación resuelta, en el que aparece como un guía o moderador.\

Después de estas dos piezas penadas y dramáticas Él describe la parte alegre de su “Yo”.

Ya sabemos que es su autorretrato, el que emerge en todas las versiones posibles, en todos los “Cuadros”. Es decir, en el sentido más amplio del término….

Si queremos ver el retrato completo de Mussorgsky, podemos hacerlo, podemos escoger (la tecnología moderna nos lo permite) todas las apariencias de Modest Petrovich y escuchar sus cambios y los diferentes aspectos de su carácter. Esto será muy interesante para todos los que sigan nuestro viaje en la mentalidad y las profundidades de la música de este gran compositor. Muy interesante y simple es su forma de mostrar el lado rítmico, “impulso” (“drive”) de su carácter, que no es menos poderoso que sus aspectos dramáticos y liricos.

Una vez más, él revela aquí una originalidad increíblemente lúcida y con la ayuda de dos voces muy simples, Él entrega el lado “drive” de su carácter, no tengo otras palabras, que en el siglo XX se asociaría con la guitarra el bajo en la música rock.

Es Deep Purple, Led Zeppelin, éstas son todas esas grandes bandas de rock que fascinaron a sus oyentes (y continúan fascinando en las grabaciones) por su notable “impulso”, su fuerza popular, radical de la vida. Aquíí encontramos lo mismo.

Me gustaría llamar su atención a la voz baja. (3.11 – 3.19)

Éste es el truco típico de una guitarra el bajo de rock que cualquier grupo líder reanudaría con mucho gusto.

Mira cómo está el bajo. (3.32 -3.38)

Nada podría caracterizar mejor a una fuerza tan increíble y radical – no puedo encontrar otra palabra que la palabra raíz, la conexión con la tierra.

También es uno de los rasgos notables del personaje de Modest Petrovich y Él nos lo muestra aquí cuando se recompone después de un comienzo dramático.

Vamos a tocar todo el pasaje.

Este es el carácter de Modest Petrovich, la parte que probablemente lo ayudó a superar todas las desventuras de su vida que desafortunadamente era muy rica. (4.28 – 5.07)

Llegamos a la maravillosa, luminosa pieza musical – Tuileries, en la que Modest Petrovich nos muestra su increíble habilidad para dibujar con música.

Tal vez no sólo dibujar sino crear imagines cinematográficas de acuerdo con su visión. Va más allá de la cinematografía porque la última no nos da una idea de la temperatura, no nos da la sensación de aire.

Hoy estamos dando nuestros primeros pasos en la cinematografía 3D, pero aun es imposible crearlo por otro medio que no sea la gran música asociaciones ricas, imagines cinematográficas, que despertaría en nosotros reflejos puramente fisiológicos, nuestra reacción a la temperatura y otros estímulos externos agradables….

Solo hay música para hacerlo.

Tenemos una miniatura absolutamente extraordinaria, todo aquí es sutil porque esta pieza musical es tal difícil – porque su dibujo es muy fino, que el más mínimo cambio de tono y peso de un solo tono puede cambiar todo el carácter y distorsionar la narración.

Es una tarea extremadamente difícil para los intérpretes y no creo que siguiera lo que pensaron.

Intentemos verlo juntos, como solemos hacer, paso a paso, medir por medida (aquí no hay muchos). Vamos a ver que nos cuenta Modest Petrovich.

En el cuadro de Hartmann se presentan muchos niños. Este cuadro no se ha conservado, pero según los contemporáneos, son solo muchos niños corriendo en un jardín. Eso es todo, nada más. Por lo tanto, somos completamente dependientes de lo que podemos descubrir en esta música.

Si hay pocos elementos externos, obviamente la información más importante podemos obtenerla leyendo correctamente un texto musical.

En principio, no se necesita ninguna otra información salvo un buen texto musical. Desde que sabemos cómo leer el texto, llegamos a extraer información que incluso su creador no pensó en ponerla. Porque según Shostakovich, incluso El – el hombre sensual y buen literato – tenía dificultades en comprender y describir los roles respectivos a la conciencia y la subconsciencia.

Es 50/50 o oscila a un lado u otro?

En cualquier caso, muy a menudo un compositor crea una obra, y muere sin saber la profundidad total de su visión en la obra creada, ya que el obsequio del compositor es similar a la composición química de la sangre. Y así como la sangre se analizada por diferentes reacciones químicas o microscopios puede mostrarnos el microcosmos y macrocosmos, un rico texto musical puede darnos un conocimiento increíble si descendemos al pozo profundo de la mentalidad de su creador, podemos extraer información directamente del texto.

Pues, (9.39) …. la coloración obvia del toque. Es muy obvio.

La primera nota es un poco más larga, está vinculada a la segunda que se detiene a primera vista….

El hecho de que cada tono musical, la relación de los tonos, despierta una gran cantidad de asociaciones cuando la música es realmente profunda. En ningún caso se reduce a una sola cosa.

Ahora, en el ejemplo de estas dos consonancias, a primera vista bastante primitivas, veremos cómo se abre el espacio ante de nosotros.

Es el aljibe de los tiempos lo que nos llevará a las profundidades de las raíces eslavas, raíces rusas que es difícil de imaginar.

Es poco probable que Modest Petrovich lo haya pensado. Aparentemente solo estaba programado en el: este vínculo radical con las raíces rusas precristianas es totalmente salvaje.

Echemos un vistazo más cerca. (10.55)

Entonces es el toque.

La próxima medida.

Una pequeña carrera. Es evidente.

Esto se repite.

Entonces, ¿qué significa eso? El toque y la carrera.

En el lenguaje actual se llama jugar al gato y al ratón. A medianos del siglo XIX se llamaba “piatnachki”: jugar a la captura.

Vamos un poco más al fondo….

No debemos olvidar que Modest Petrovich es, después de todo, un niño del siglo XVIII y no del XIX. Incluso si su punto de madurez cae en el siglo XIX, siempre es el siglo anterior el que nos eleva. Es decir, hoy estamos casi a la mitad del siglo XXI, pero nosotros, nuestra generación, seguimos siendo los hijos del siglo XX.

Así es como debemos considerar a cada creador en el arte, ¿Quién lo precedí?

Por ejemplo, Pushkin, es un niño puro del siglo XVIII. El piensa como un hombre de este siglo, y su mentalidad se corresponde con la de un hombre de aquellos tiempos, aunque toda su vida transcurrió en el siglo XIX. Pero, sin embargo, fue criado del siglo XVIII.

Vemos lo mismo aquíí. Es decir, nos hundimos en la historia y vemos un juego muy antiguo en lo que Modest Petrovich estaba pensando al componer esta pieza: un juego de carreras llamado “gorelki” (el verbo que significa “quemar”).

Ahora ya estamos más cerca de las raíces. Por supuesto, en su infancia tuvo que jugar el juego “Gorelki” que conoció de sus abuelitas y niñeras.

“Gorelki” es un juego precristiano. Es un rito puro de la época de las celebraciones orgiásticas más salvajes – Kupala: saltos sobre el fuego….estas son fórmulas de encantamiento semi-chamánicas y salvajes….

Comienza con un toque simple e inocente o una versación repetida….¿Qué dijeron? – (13.20)

Dijeron “lleva” (llevar corro) para indicar quien lidera el juego y quien “quemara». Otros versos podrían rimar con esta canción, pero me parece que es la palabra “leads” la que mejor se adapta. (13.39)

Luego corren. «Lleva, lleva, lleva”! ¡Estas conmovido, así que quémate!”

Pero siguiendo el curso armónico vemos la evolución de la situación. (13.53– 14.15)

De una manera extraña, estas armonías simples lévanos en sonidos salvajes a las raíces eslavas. (14.26 – 14.37)

Por un lado, hay un cierto carácter mecánico apto para niños. Son pequeños y, a menudo, sus movimientos son mecánicos. Esto obviamente está fijado por Mussorgsky.

Pero, por otro lado, hay algo salvaje, mecánico y bárbaro; una especie de arrullo vocal de los ritos eslavos más antiguos. (15.13 – 15.22)

Aquí hay raíces más antiguas.

Repito, nunca podremos decir si Modest Petrovich pensó deliberadamente o si es el tiempo expresado a través de su sangre. Al final no importa. Lo importante es que, al sumergirse en el pozo de los tiempos, esta música y estas consonancias nos llevan al cosmos eslavo precristiano.

Es absolutamente extraordinario. Extraordinario, sorprendente, singular.

Bueno, continuemos con nuestros juegos “gorelki-piatnachki”. (15.59)

Las voces corren mostrándonos la dirección de desplazamiento de los niños.

Una voz corre en una dirección.

Otra voz muestra la dirección opuesta.

Se unen: “Lleva, lleva”.

El efecto del sonido aquí es impresionante. La combinación de solo dos medidas, miralo….

Los niños corren en el mismo plano, luego otro.

“Lleva!” – la voz viene de más lejos. Es decir, alguien se escapó y eso se muestra en la música por medios sencillos, pero tan eficaces que crean un efecto geográfico- acústico.

Mira, nosotros vemos la distancia. La voz de un niño grita: “Estoy aquí!” – Y los otros corren hacia él.

Es increíblemente simple y extremadamente efectivo.

En aquella época….no fue el primer esbozo de Modest Petrovich para niños. Él ya se había hecho famoso con el pequeño ciclo vocal “Detskaya” (Les Enfantines), donde todo estaba dedicado a los niños. Si no me equivoco, hay siete canciones.

Liszt los vio y se sorprendió. Después de eso, deseaba conocer a Mussorgsky en persona. Desafortunadamente, Mussorgsky nunca fue a este encuentro, aunque era muy esperado. O su trabajo pesado y aburrido lo impidió, lo cual es muy posible, -o El deliberadamente evitó este encuentro, ya que como un hombre claramente antioccidental es poco probable que haya querido lidiar con esto, a pesar de la tentación de conocer al gran Liszt, porque Él estaba siguiendo su propio camino. Probablemente no quería ir allí.

Por lo tanto, Liszt muy impresionado por el ciclo “Les Enfantines” y sus imagines, incluso quería dedicarle una pieza a Mussorgsky. Cuando Mussorgsky se enteró de esto, su reacción fue muy infantil, la de un niño genial y muy natural. El pregunto: “Que le pareció útil a Liszt? Se trata de los niños, y es poca cosa, ¡y además son los niños rusos!”

En otras palabras, estaba tan acostumbrado a expresar todo en su música, y aunque los niños son todos supuestamente iguales, le pareció perfectamente normal enfatizar su nacionalidad, incluso para niños pequeños, como dicen “pequeñas pulgas”.

Es un artista muy sutil y profundo, era natural para El, aunque su comentario es absolutamente asombroso. Sintió tan profundo y finamente lo transmitió a través de su música.

Pues, dejemos a los niños cuando alguien escapo, llamo el que dirigió o el que “quemo”. A continuación un gran pausa y comienza la parte media.

La parte media es simplemente un pequeño intermezzo. (20.02 – 20.08)

Aquí todos los juegos de touch y gorelki permanecen a un lado. Vemos claramente un pequeño romance.

Como sabemos, el juego “gorelki” se juega en pareja: niño – niña, niño – niña. Más tarde los adultos también comenzaron a jugar “gorelki”. Y así se conocieron y eligieron una novia…. Los niños pequeños se comunicaron en la misma manera: niño – niña. Es obvio que aquí vemos un pequeño romance entre los niños.

Me gustaría volver a subrayar: todo es tan sutil aquí…. Por ejemplo, esto…. (20.49)

La medida a 6/16.

Si tocamos en otra manera un poco más densa, será una carrera.

Pero tocando suavemente, ya que es algo personal, suena como la risa de los niños, transparente y luminosa. Es tan fina…

Aquí el trabajo del interprete es enorme y el más serio. Esto se llama interpretación.

La interpretación no es cuando tocamos sin saber que es, por intuición, y lo que hace el cuerpo musical en general. Son los colores que deben ser interpretados, agregando un poco más de oro, mirando donde esta una carrera o una risa, pero es indispensable saber exactamente de qué habla cada nota de esta o aquella obra.

Por supuesto, se trata de las obras con contenido rico. Otras obras, decorativas, no son tan interesantes – ya que pertenecen a un tipo de música totalmente diferente.

Pues, (22.12) …. un pequeño cambio, una modulación, e inmediatamente vemos una coquetería. Una coquetería infantil. Un adulto no coquetearía así. Esta coquetería es mecánica, infantil.

Esta mirada a los niños es asombrosa: la forma de verlos no como muñecas, y, lamentablemente, muchos adultos los ven así, es la mirada de un gran artista con un corazón grande y puro, un adulto que conoce el mundo interior de los niños y entiende que el es totalmente diferente y muy rico.

Poca gente, solo los verdaderos grandes filósofos entienden a los niños tan bien y respetan su mundo. En la música de Modest Petrovich nos encontramos exactamente el espíritu de un gran filósofo y un gran humanista.

Dos medidas más (23.16) …..y en cuatro notas todo cambia. Aquí hay algo muy serio entre los niños. Un pequeño romance.

En dos mediciones la temperatura cambia, se cambia el color – hay más sol, el carácter cambia, la situación también…… ¡La narración cambia, todo es diferente!

A lo largo de solo cuatro notas… y la armonía cambia. Vemos un aura dorada de esta obra musical, increíble ternura e intimidad.

¿Como pueden obtenerse estos colores por medios tan simples? – Sique siendo un misterio para mí. Aunque es muy fácil de analizar, son armonías muy simples. Aquí hay solo uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis acordes.

Es una magia. (24.44 – 24.56)

Y todo esto termina y volvemos al tema anterior. ( 25.04)

Es decir que todo el romance duró solo un segundo y medio.

Y aquí está el regreso al juego “piatnachki”. Pero la carrera es más intensa. Es evidente que estas dos voces son dos niños cogidos de la mano. Y el tercero viene de abajo. Y la primera situación vuelve. De nuevo estas fórmulas antiguas de encantamiento.

Y finalmente la última replica. Todo desaparece.

Ensueño.

Unos tactos. ¡Solo unos pocos, un poco más de un minuto y tal obra maestra!

Esta es, quizás, la pieza más difícil de los “Cuadros”. Aquí y luego trato de explicarles a los músicos que no ven ni oyen nada fuera de las notas, que es la pieza más difícil.

La verdadera dificultad en el arte no está en los tempos increíbles, ni en la densidad de la textura, como dicen los músicos, es lo que es más fácil, pero ahí es donde un solo tono puede cambiar el carácter y el estado de ánimo de la narración, donde un tono …. no es que este mal tocado, si es un miligramo más pesado que el anterior- destruye por completo la magia de toda la obra.

Debido a una sola nota mal ponderada.

Aquí está la increíble dificultad trascendente del interprete, cuando camina como un equilibrista sobre un abismo. Pocos lo entienden.

Me gustaría que nuestro viaje a través de los “Cuadros” ayude a los oyentes y músicos a entender tareas reales de creatividad, tareas reales del arte musical, y los del interprete.

Se lo agradezco mucho!

(27.35 y hasta el final)

Traducido por  Ludmila Lubovskaya

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s