Modest Mussorgsky. “Cuadros de una exposición”. Parte 7. “Dos Judios”

Es una pieza de carácter, que aparentemente no requiere grandes explicaciones ni la intronspección psicológica en el pozo de los tiempos, en el espesor del tiempo, en las profundidades de la conciencia.

Hay algo más que nos puede interesar aquí.

Primero, es la actitud del compositor, del creador de la obra hacia sus personajes. Y como se crea un u otro color que nos lleva a diferentes lugares y nos pone en un estado no sólo emocional sino también geográfico e histórico.

Todo esto es extremadamente interesante.

Entonces, nuestra pieza tiene varios nombres diferentes. Muchas cosas se mezclan aquí y me gustaría aclararlas en pocas palabras.

En la edición alemán lleva el título “ Samuel Goldenberg und Schmuyle”. Es el nombre que usa en la antigua edición de urtex, pero que no corresponde mucho con lo que era, y no explica nada acerca de la creación de esta pieza como la parte del mosaico en la gran obra de Mussorgsky.

Mussorgsky tenía dos pequeños bocetos de Hartmann que representaban los retratos de dos judíos polacos.

El primero era un judío rico con un gorro de piel, y así se llamaba el cuadro.

El segundo era un hombre pobre y el bosquejo se llamaba “El pobre Jid”, pobre pequeño judío.

Primeramente, ¿ cómo ha entrado esta palabra en el idioma ruso?

Pues, en primer lugar, todavía existe en muchos idiomas europeos. Es “judío” en inglés. “Jude” en alemán. Y en muchos otros idiomas el “J” ahora se pronuncia como “DJ”.
En ruso se ha convertido en “JID”, que también es característico.
En las lenguas eslavas “J” es siempre la letra “Ж”.

Eso nos trae…..
Es lo mismo en polaco.
Esto nos lleva a las fuentes bíblicas más antiguas, a los fundadores de las 12 tribus de Israel y al nombre de Juda.

La etimología de esta palabra es muy interesante: originalmente denota la membresía simple de la raza, pero posteriormente ha tomado una connotación peyorativa. Por desgracia, estaba relacionada con el gran problema de la conciencia rusa, el problema de antisemitismo tan característico para los pueblos de Rusia.

En el momento en que Mussorgsky compuso la miniatura, esta palabra ya se había convertida en un insulto. Precisamente en los años 70 del siglo XIX comenzó a desaparecer del diccionario ruso en el sentido original convirtiéndose exclusivamente en una palabra malsonante. En el límite de los 70. Esto explica el cambio del nombre de la pieza.

Si, como dije antes, los bosquejos de Hartmann fueron llamados “Un judío rico y un Jid pobre”. Mussorgsky en la primera versión de la obra símplemente se la nombro ”Dos Jids: un rico y un pobre”. Luego el titulo fue reemplazado por Stasov a “Dos judíos: un hombre rico y un pobre”.
Luego se añadieron los nombres del rico y el simplemente comun para el pobre.

Entonces, como vemos, el matiz racista desafortunadamente se ha infiltrado incluso en el arte y se refleja en la transformación del nombre de esta pieza.

Es muy interesante ver a través de la música la actitud de Mussorgsky hacia este problema. Como saben, podemos seguir a través de la música los detalles más pequeños de la conciencia y la subconsciencia.

Mussorgsky era un nacionalista ruso y no lo oculto. El formaba parte del círculo de nacionalistas rusos.

Entonces, ¿es posible, teóricamente, que un nacional ruso no es antisemita? Desafortunadamente, esto ya era parte de la “fisiología” de hombre ruso. Incluso en un hombre de gran inteligencia y un alto nivel de educación, la mención de la palabra “Judio” creaba una tensión, el rechazo a nivel fisiológico. Gran parte de las raíces de esta hostilidad racista y rechazo racial son profundas.

Es muy interesante ver cuán pura es el alma del compositor.
¿Hay raíces de antisemitismo en esta música?

Sabemos cómo crear matices en la música – una caricatura o una parodia. Gracias a su talento , Mussorgsky pudo con la ayuda de un rasgo, un vorshlag, incluso inconscientemente , mostrar su actitud hacia el tema.

Pero en honor a Mussorgsky debo decir que en esta música Él es completamente puro, que , para mí, le realza a este artista a una altura inalcanzable.
También es en honor de la conciencia nacionalista rusa.
En otras palabras, es posible tener el nacionalismo ruso como una tendencia puramente cultural, pero sin la esencia nazi, que a menudo es inseparable.

No, Mussorgsky muestra que es posible ser un seguidor puro de la cultura nacional y, al mismo tiempo, un cosmopolita en la cuestión racial.

Eso es muy interesante.

Ahora analizaremos la pieza medida por medida como solemos hacer y observaremos cuan puro y delicado es Modest Petrovich en este bosquejo de género.

¿Qué hace? Él quería juntar estos dos retratos en uno y hacerlo de la mejor manera. Coloca a los dos judíos lado a lado, imponiendo un antagonismo metafísico. Pero es un antagonismo social: la miseria eterna humana desde el principio de los tiempos hasta el presente, es la oposición de la riqueza y la complacencia a la pobreza y la humillación.

Es por eso que en esta pieza Mussorgsky sube a la altura psicológica de Dostoievski cuando vemos a un pequeño hombre humillado y le simpatizamos.

Nuestra alma está indignada por la opresión y la estupidez que , por desgracia, casi siempre acompañan a la complacencia y la riqueza.

Lo único que agrega aquí es simplemente el color nacional.

Solo porque estaba todo vinculado. El judío Hartmann le regalo dos bosquejos de dos judíos y todo esto se convirtió en la cuestión judía que además atormento a Mussorgsky durante bastante tiempo.

Pero lo atormento simplemente como artista, porque observo el tema judío en las diversas obras de compositores rusos y occidentales, así como en la ópera, y Él siempre estaba indignado por la mala e inexacta interpretación del carácter nacional judío en el lenguaje musical.

En muchas cartas se refería a esta cuestión, indignado porque en algunas obras que había oido los judíos repesentaban como católicos, ya que musicalmente su carácter era muy inexacto.
Tenía ante El una tarea creativa y la resolvió brillantemente.

Él lo hizo muy fácilmente. Creo que todos saben, incluso no son músicos, lo fácil que es agregar color oriental a la música. Solo agregue un tercio menor, [10.01]  luego puede tocar en cualquier tono en menor y obtendrá un sabor oriental.

Pero! Vamos a ver, en los “Judios” de Modest Petrovich [10.20] el cuarto grado se eleva a la mitad de tono, lo que hace aparecer inmediatamente el primer tercio menor. Al tocar con este intervalo, [10.49] podemos llegar fácilmente a diferentes lugares geográficos y a diferentes culturas.

En cambio el modo, es muy fácil llegar, por ejemplo, [11.11] a Armenia. Esto son típicos modos caucásicos.

Entonces, si nuestra narración está en Si bemol menor, [11.36] dentro de un solo tono, cada una de estas armonías nos da una dirección oriental indefinida [11.50] .

Esto dependerá de muchos elementos….. Es como preparar un coctel, o como hacer una dosificación química para encontrar un personaje nacional especifico.

Para no llegar a Armenia sino a Georgia, es decir, no a Cáucaso, no a pueblos caucásicos que de una manera u otra usan el tercio menor, y se encuentra en tonos diferentes en menor.

Es posible representar esta o aquella nacionalidad de una manera casi científica utilizando los modos nacionales mientras que no está claro en cuanto a la naturaleza del carácter y el colorido nacional.

Sabemos cuanto Mussorgsky era un maestro en esta área. Igual como en la miniatura con los niños (ya lo mencione), se sorprendió por la atención de Liszt, porque no solo los niños eran pequeños, sino también eran rusos. En otras palabras, esta cuestión de la creación de carácter preciso le atraía como artista.

Así que tuvo que encontrar la media de oro entre estos modos musicales para sacar a la luz las entonaciones judías, pero las que no vienen de Polonia o Rusia….. No es un judío ruso, ni un judío metafísico, sino un judío cuyas raíces provienen del Medio Oriente, verdadero u autentico.

Es muy difícil mostrarlo porque nuestra mente esta sobrecargada de parodias, caricaturas y cosas malas, lo que, por supuesto, estaba presente también en la mente de Mussorgsky.

Pero El prepara su coctel perfecto. Sin duda alguna, vemos ante nosotros a los representantes del pueblo judío, el de sus raíces en toda su pureza. La gran gente notable de Medio Oriente sin mezclar.

Como yo decía antes, Él se enfoca en el aspecto social y psicológico de Dostoievski: el antagonismo de estas dos figuras – el pobre y el rico.

Repasemos el texto y veamos cómo funciona.

Primero es el rico que aparece ante nosotros [14.47] .
Es una apariencia muy buena e importante.
Esta resolución regular de un intervalo disonante muestra el exceso de confianza en sí mismo, implacable y tonta [15.08].

A continuación, con este vorshlag nosotros inmediatamente vemos algún toque oriental. Incluso antes de la aparición de la tristeza del Oriente Medio que siempre pasa a través de las terceras menor [15.29] .

Aquí aparece el primer tercio menor que nos lleva hacia el este. Pero ¿a dónde exactamente? No podemos decirlo todavía. Esto puede ser cualquier país árabe. Incluso un país del norte de África [15.51].

El segundo tercio menor…. Pero, tomados por separado, podría llevarnos a Sayat-Nova en Armenia. Canto de edad duduk de 3 mil años que todos conocemos y amamos, es también la palabra de la eternidad, pero eso es otra eternidad, la del Cáucaso.

Entonces descubrimos un hombre rico, poderoso y estúpido [16.27] .
Y ahí comienza el juego con este intervalo . Desaparece [16.37] se convierte en el melódico y cae de nuevo. Y aquí tenemos este pequeño vorshlag [16.45] , que no es característico de la región de Cáucaso, no es típico de los armenios que todo el tiempo se hubiera suaves y flexibles.

Esta rigidez [17.00] es característica de Oriente Medio, y nos lleva a las raíces del carácter nacional que surge frente a nosotros con medios muy limitados (17.16).

Todos estos intervalos armónicos se suman entre si creando colorido nacional especifico. [17.16]

Es decir , vemos una afirmación rítmica y armónica del carácter judío, la composición química mediante el cual la fisionomía judía revive.  [17.34] Vemos entonces que el genio intuitivo no se equivoca en las proporciones.

El exceso de una nota, de una tercera menor armónica y ya saltamos a una nacionalidad diferente, a la otra del mundo y otra cultura.

Pues, hemos visto la aparición de un rico Judio con todas sus características nacionales y con todas las peculiaridades de su carácter.

Luego aparece el segundo retrato.

Si nuestro compositor no hubiera sido tan sublime y puro , no era un gran artista, uno esperaría ver a una persona sacrificada y oprimida, un pequeño hombre de Dostoievski. Sí en Mussorgsky vivían las raíces del antisemitismo ciertamente habría mostrado algún inclinado, algo halagador…. Bueno, actitudes de este tipo….. Es muy fácil añadir algo desagradable, repulsivo.
No hay nada de esto.

En el pobre Judio solo vemos la humillación de un pequeño hombre que se expresa por medios muy sencillos. Porque su personaje esta fragmentado. [19.25]

Por esta fragmentación en una sola nota Mussorgsky muestra la humillación y la tragedia del hombre pobre. Esto hace que solo embates de la piedad y la compasión aguda precisamente a causa de desigualdad social detestable en la que vive la humanidad desde su nacimiento y nunca llega a deshacerse de él.

Por supuesto, es la única cosa que llama la atención del artista tan grande y puro como Mussorgsky. No hay nada allí que pueda humillar a este hombrecillo. Solo la imagen que nos humilla a todos, hombres. Porque hasta ahora aceptamos esta abominación : la desigualdad entre las personas. [20.24]

Increíblemente talentoso, genial, esta agregado el colorido del sur.

Esto se hace únicamente con la ayuda de pedal . Tratemos de tocar sin el pedal….. [20.47] 
Es seco, ¿no?
¿Qué falta aquí? Le falta el aire y el sol.
Se trata del pueblo del sur.

Por cierto, debo decir que elevando el imagen de los judío al nivel metafísico, nos estamos moviendo hacia….. ( porque no se trata de judíos locales de Polonia diseñados por Hartmann) no, vamos a las raíces, a las fuentes, como ya he dicho. Allí, donde el sol ardiente vive en la sangre del gran pueblo judío.

Pues, solamente con la adición del pedal damos la bienvenida al aroma del país cálido y la atmosfera aplastada por el sol, donde tiene lugar este encuentro metafísico de las dos almas del pueblo judío.

Ahora agrego el pedal e inmediatamente aparece el sol y calor [21.55] . Todo está derretido, aplastado por el sol y el calor.

Entonaciones muy tristes [22.17].
Aquí es más bien el agotamiento del pobre hombre.
De ninguna manera es un intento artificial de provocar compasión.
No hay nada de eso.
Solo retratos.

Sique [22.47] un movimiento maravilloso en los tercios armónicos menores y [23.03] afirma el carácter judío de la música.

Ningún otro pueblo puede tener tal combinación de armonías. En dos pasos llegamos [23.26] a la ubicación geográfica precisa de la narración.

Por supuesto, todo esto en una escala metafísica cósmica y nacional, de donde provienen las raíces.

Luego……. Hay una maravillosa polifonía en la que Mussorgsky se opone esos dos personajes al demostrar la tragedia social irreconciliable de un “pequeño hombre” y un “gran hombre” (entre comillas), porque hasta hoy en nuestra pobre sociedad el éxito se mide por la cantidad de dinero y así llamado la prosperidad comercial.

Y así es como Mussorgsky lo demuestra: en la voz superior tenemos un hombre pobre y en la voz baja un rico insolente [24,22] . Y aquí están las entonaciones agotadas [25.00] de un hombre abatido y [25.09] la actitud despectiva de la persona rica expresada por una sola nota. Mucho dolor….. y el triunfo de un egoísmo feo y repugnante [25.29].

Ese es el bosquejo, ¡pero su contenido es muy rico!
Aquí está la psicología de un verdadero maestro dramático – de Shakespeare a Dostoievski y también el increíble talento del musico excepcional que crea, gracias a los componentes armónicos adaptados, una composición cósmica y química precisa en la que viven sus héroes.
Todo revive, toma proporciones metafísicas y se convierte en una gran obra de arte universal.

Muchas gracias!

“Dos judíos” [26.23]

– – – – – –

Después de este maravilloso, gran boceto dramático, que nos trajo al Oriente Medio, volvemos a Modest Petrovich que “es igual a sí mismo”, como dicen los músicos, que no entienden lo que está sucediendo, y “en su segunda aparición casi tiene el mismo hipostasis que al principio”.

Pero en la realidad ocurre lo siguiente. No es una simple repetición. Este es nuestro Modest Petrovich, el mismo, con las mismas ideas que al comienzo de esta gran obra épica. Solo hay un cambio: muestra que ha sido fortalecido mentalmente en contacto con el espíritu de su ser querido.

Es decir, todo lo que era al principio el canto monotónico, (29.49) lo que lo caracterizaba como hombre, como dijimos anteriormente, ….. estos 11/ 4 – como su lado ruso, en parte su imprevisibilidad, su amplitud y la valentía de su carácter. Pero si al principio solo había un cantante, solo una voz joven y solitaria, mientras allí Modest Petrovich dobla el tema y ya escuchamos un poderoso sonido de órgano que canta en su alma.

En otra palabras, es el mismo Modest Petrovich, pero reforzado desde dentro después de haber superado muchas fobias. Su sabiduría y talento le permiten sobrevivir y superar artísticamente la muerte de una persona, inmortalizar a su querido amigo en la música eterna.

Entonces, tenemos una entonación fuerte y poderosa de un personaje totalmente diferente (31.13)

Con bajos muy potentes….. y el bajo siempre simboliza la base, el soporte, es decir Él se siente mucho más seguro (31.44).

¡ Que fuerza! Es la fuerza inquebrantable que ni siquiera se podía imaginar la primera aparición de Modest Petrovich.

En el desarrollo de su personaje ya tenemos una profunda oceánica, cósmica fuerza con el bajo doblado (32.13).

Tenemos ante nosotros un hombre completamente diferente a pesar de que sique teniendo las mismas dudas internas (32.40).

Un poco borracho, de siempre, (si recuerdan). Pero aun así todas las dudas y los cambios se hacen más cortos y se recupera firmemente (33.04). El parpadeo ya no es parte de su carácter.

Puso a un lado sus dudas y va directamente a la siguiente estrofa de esta afirmación de la vida y a la canción final (33.32).

El sonido de la trompeta simboliza la transición a la etapa final de nuestra historia, de esta obra artística musical, literaria y cinematográfica, obra épica rusa.

Si fuera yo, habría añadido una trompeta o corneta pulsante quien hubiera anunciado el comienzo de la próxima pieza.

Por un lado, es la apertura del mercado de Limoges, es una escena popular masiva, Modest Petrovich ya era en este momento un gran maestro reconocido e insuperable, ya que Él ya había creado grandes obras con escenas de masas populares.

Lo mismo nos espera en el futuro, es de un lado. Por otro lado, este clarión simboliza la transición a la parte muy activa de la final gestionado brillantemente y virtuoso por Modest Petrovich.

Pone la psicología del cambio de imágenes en un movimiento magistral continuo que conducirá a la explosión de la fe en la felicidad y el futuro de Rusia.

Aquí está la transformación de su fisonomía, de su carácter. En su segundo PASEO muestra el fortalecimiento de su vitalidad espiritual.

No es una cuestión de repetición mecánica, ni el truco del compositor por la forma. Es el resultado de una introspección psicológica reflexiva, que nos muestra la transformación, el desarrollo, las fuerzas vivificadoras, la resistencia y el potencial de este gran hombre.

“PASEO” ( 36.14)

Traducido por  Ludmila Lubovskaya

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s