Modest Mussorgsky. “Cuadros de una exposición”. Parte 8. “MERCADO DE LIMOGES”

Este es la segunda humoresca después del Ballet de los pollitos. Está dedicado a la estupidez humana, el chisme, los disparates.

Si pasamos a la realidad de hoy día, la pieza sobre Limoges se parece mucho a nuestro moderno Internet. Alguien plantea un chisme, todo el mundo comenta, pero ya nadie entiende de que o quien es.

Lo clave para Modest Petrovich era mostrar el sinsentido, absurdo. Y aquí una vez más demostró su arte fantástico …… no de tocar el piano, siempre quiero decir: “el dominio del instrumento”, pero no. El, compositor, muestra su fantástico arte de crear la música. Porque el es capaz de transmitir con la música todo.

Es el verdadero gran regalo de los compositores. Y gracias a Dios, este regalo ha llegado al destino. Es decir, que entró en el cuerpo y el alma de una persona – Modest Petrovich y se expresa a través de su personalidad.

Este obsequio es obviamente un regalo divino, como normalmente decimos en estos casos, porque no sabemos cómo explicarlo.

Entonces, ¿qué está pasando aquí exactamente?

Es necesario determinar con mucha precisión dónde en esta pieza está la atmosfera y donde está la acción.

Como regla, las interpretaciones de esta pieza llevan un doble sinsentido ya que los intérpretes no son capaces de leer el lenguaje musical y entender su significado – hemos visto esto muchas veces.

El sinsentido que está en la base de esta pieza se dibuja como una caricatura, una parodia, y sólo comprendiendo el lenguaje musical se puede transmitir y reír. Es muy divertido, hecho maravillosamente, simplemente hay que disfrutar de cada pequeño detalle, donde Mussorgsky muestra su increíble arte de parodia, la caricatura y el humor.

Si no lo entendemos se añade a todo este sinsentido y se convierte en un disparate al cuadrado, la obra se convierte en inútil transformándose sólo en una pieza de ejecución virtuosa, fragmentada, incomprensible, similar al martillo de un pájaro carpintero. Esto, por supuesto, es horrible.

Me gustaría levantar el tema, sin embargo, voy a hacer pequeñas paradas, las distracciones.

Al entrar en la fase final de esta gran obra musical quiero hablar con más detalle sobre la maestría y el genio de Modest Petrovich, por un lado, y por el otro, sobre los sentidos que se abren con una mirada más profunda a los textos musicales.

(3.32) Como de costumbre, estamos buscando lo que el compositor quiere decirnos. Deben ser recogidos cuidadosamente todos los datos, toda la información, todas las posibles historias idénticas de compositores, porque el género” humoresca” tiene un lugar importante en el arte de la composición y en general en la música del mundo.

Esto es lo que ya no se encuentra en nuestras salas de concierto y lo que definitivamente está perdido en la música. Es nuestra capacidad de reír, cuando los compositores se ríen y hacen cosas divertidas en la música, cuando brillan por su humor. El público en la sala debería tener problemas en contener una sonrisa e incluso una risa. Estas cualidades y sentimientos, así como muchos otros, se pierden en la interpretación de la música clásica.

La música es tan rica como lo que tenemos en nuestra hermosa vida, en nuestro ser. Sin embargo, en los últimos cien años debido a las estreches de pensamiento de los artistas se causa una extraña relación hacia a la música clásica, como a una narración dogmática, pseudofilosofica, o como emociones apasionadas.

Siempre hay una gran cantidad de dolor, y desaparece por completo y las bromas, y el humor, el brillo aforístico, el brillo de las paradojas. Simplemente lo ignoramos como si no existiera en la música.

En realidad, nuestra música, o mas bien lo que es presentado por los artistas como la música clásica, está deformada en cuerpo y alma a causa del potencial limitado de los músicos, incapaces de captar la belleza antropológica de la música creada por los mejores representantes de la humanidad.

Pues, tenemos aquí el más brillante humor, las paradojas y los aforismos más esplendidos, sólo traducidos en el lenguaje musical.

(6.14) Vamos a repasar, como siempre, esta maravillosa pieza.

Eso es casi una burla admirable, divertida pero benévola. Nada malo se corresponde con Modest Petrovich. Es un gran personaje. He dicho varias veces que era lo que se llama un gran humanista, a pesar de que, por desgracia, esta palabra ya es muy trivial.

Si, realmente fue un gran humanista, un hombre que entiende la humanidad, la quiere y la ve con ironía y sin malicia todos los vicios humanos (por supuesto la estupidez es la fuente de casi todos los males).

Entonces, la primera medición de la pieza (7.12) Escena de masas. Vemos a la gente, tenemos una sensación de alegría. Los compositores siguen utilizando esa técnica de división para crear una atmosfera.

No hace falta ir muy lejos, podemos recordar a Shostakovich. (7.35) “La mañana nos acoge con la frescura”. Aquí es lo mismo.

(7.40 ) Éste es el ambiente. Entonces, la primera medición la leemos como la creación de la atmosfera, no como una acción personal.

(7.55) Es un método cinematografico .

Por cierto, sobre el método. Ya me gustaría transmitir esta idea.

Mussorgsky murió 15 años antes de la aparición del cine. A mediados del siglo XIX los compositores ya pasaron en su música de un planeta a otro, volaban, practicaban teletransportación, inventaron todo tipo de motores – serios y divertidos, se deslazaron a distancia. Ya han inventado todos los posibles métodos cinematográficos que conocemos hoy en día, Incluyendo el montaje, superposición de imagines – todo lo que ya esta presente en la música de Liszt.

Empezando por nuestros “tres mosqueteros” – Schumann, Chopin y Liszt, los tres ya han creado todos los métodos cinematográficos modernos y todos los efectos visuales y acústicos imaginables. Incluyendo descubrimientos físicos y técnicos que usamos hoy en día, incluyendo los vuelos espaciales, los cohetes planeadores, aviones, etc. Todo estaba en su imaginación y todo ya esta transmitido en su música. Así que no hemos inventado nada nuevo. Solo lo materializamos.

En otras palabras, es obvio que la gente pensaba y soñaba en todo esto ya hace miles de años, pero la música se encarnó en el arte acústico-visual con la aparición de estos tres personajes maravillosos casi contemporáneos: Schumann y Chopin nacieron en el mismo año y dos años más tarde Liszt. Por lo tanto, con estas tres figuras poderosas adquirimos una imaginación sin límites, encarnada en la música, y a través de ella, con todas las ideas modernas.

Por supuesto, Modest Petrovich lo utiliza y lo desarrolla de una manera excelente, gracias a sus raíces eslavas y sus características personales.

Tengo que decir y tenemos que entender: la psique de estas personas maravillosas era muy frágil, por el hecho de que vivían en este mundo y ya podían dar forma a todas las ideas sorprendentes que venían a la mente. Su mente estaba siempre al borde de la locura, pero, evidentemente, en el buen sentido, no en el sentido de ser estúpido o algo deprimente. No, era la gente demasiado sensible, con el mundo interior demasiado grande y la increíble imaginación.

El cuerpo y el cerebro humano casi no puedan soportar esa carga. Y sabemos que todas las personas que menciono: Modest Petrovich, Chopin y Schumann sufrían de alucinaciones. A menudo, de una condición en la que fueron capaces de darnos todo eso se fueron al estado enfermizo donde su psique estaba al bordo de ruptura y cuando se asustaban con sus propias visiones.

Es una conversación muy difícil, y no vamos a alejarnos demasiado, vamos a ir más allá. Simplemente quiero que entiendan como esto es fenomenal, la mente y la imaginación de estas personas son fenomenales y al mismo tiempo de gran resistencia. La resistencia física para soportar el exceso de imaginación, estos excesos de trabajo del cerebro. No solo lo soportaron y no fueron encerrados en un manicomio, sino que crearon y transmitieron a través de sus ideas musicales lo que aún no se materializa plenamente en nuestras vidas a pesar del progreso técnico.

Entonces, la atmosfera: (12.16)

(12.19) Al crear la atmosfera, a partir del segundo tacto pasamos a la acción.

(12.27) Todo aquí es tan rico que a menudo voy a interrumpirme a mí mismo para seguir explicando lo que está pasando.

Sabemos, y los musicólogos también nos lo dicen (por desgracia, más que contar no pueden), que Modest Petrovich quería sugerir que pasa aquí. Incluso escribió en francés un poco de la historia de Francia: una especie de chisme, absurdo total, en el que las mujeres dicen frases sin sentido, se repiten, hacen preguntas, interrumpiéndose entre sí. Quería sugerir como interpretar esta pieza. Pero luego se lo borro.

Y eso sucede a menudo con los compositores. Lo mismo ocurrió una vez a Chopin. Tal vez incluso más de una vez, no sabemos exactamente. Pero de acuerdo con la información autobiográfica, llegada hasta nosotros, Chopin también una vez quería describir mucho de lo que quería transmitir a los intérpretes, pero luego lo borro todo.

Lo mismo ocurrió con Beethoven, lo mismo sucedió con Ravel y Shostakovich. Todos ellos querían comunicarnos de forma literaria lo que ponen en su música. Pero entonces llegaron a la conclusión de que era inútil. Lo mismo paso con Rachmaninoff quien decía que la persona inteligente se daría cuenta por si mismo, mientras que a un estúpido no le ayudaría a nada. Este pensamiento siempre ha frenado a los grandes compositores a dar demasiadas pistas.

Lo mismo ocurrió aquí. Modest Petrovich decidió borrar lo que había escrito sobre la historia de chismes. Y sí, porque nada va a ayudar al interprete, si no tiene una gran imaginación, de todas formas, no estará capacitado para hacerlo. Y si hay imaginación artística, el lee esto en el lenguaje musical basado en su nivel de profesionalismo.

Pero sabemos, ya llegamos a la misma conclusión durante este serial, que el lenguaje musical sique siendo un misterio para casi todos los músicos profesionales. En otras palabras, se saben leer en el nivel de frases y oraciones, pero no a nivel de palabras, no entienden el significado de las palabas musicales. Es por lo que hay un montón de tonterías y malas interpretaciones.

Aquí es lo mismo: navegando por todas las interpretaciones existentes de esta pequeña pieza “Limoges”, podemos escoger la idea general acerca de lo que está sucediendo aquí. Los intérpretes se aficionan a los tempos y comienzan a acelerar increíblemente, mostrando su capacidad física, mientras que las tareas artísticas aquí son completamente diferentes.

Lo más importante es transmitir lo que dicen los personajes, porque aquí estamos tratando con seres humanos.

Hay un mercado, hay mujeres locales que hablan, que chismean. Y eso esta expresado en la música tan brillante, con técnicas musicales tan claras que podemos descifrarlo todo. Se necesita dedicar tiempo y una parte de su vida, y solo entonces seremos capaces de hacerlo. Todo lo demás que escuchamos de la escena es simplemente un enfoque poco profesional.

Pues, después de crear una atmosfera: (15.50) aparentemente se trata de una fresquita mañana, el mercado, la escena de masas, un gran número de personas, en algunas notas: 2,3,4 ….con unos 16 notas se crea una atmosfera y ya es una imagen cinematográfica.

Luego oímos voces. (16.14) ¿De qué se trata?

Sabemos que chismean sobre una vaca que se escapó. Mas adelante nadie entiende si es de una vaca o si alguien perdió sus dientes, o algo más. En pocas palabras, es una confusión total.

Vamos a descifrar el lenguaje. En cuanto a la parte fraccionada, (16.41) ya que viene con una atmosfera, debería irse a un segundo plano.

Las voces de las” malas lenguas” deben salir al primer plano.

Por lo tanto, todo lo relacionado con lo material (16.54) , esto se va al acompañamiento, a la atmosfera.

Deberemos alumbrar a toda la narración. Y en el primer plano, como en las películas, deben salir las “malas lenguas”.

(17.17) Esto es el primer chisme, se puso en marcha.

(17.21) Luego tenemos cuatro acentos extraños.

(17.26) ¿Qué es? Todo aquí es muy sutil, como tiene que ser en la verdadera interpretación musical. Hay que descifrar lo que el compositor quiere decir y acentuar – un fuerte énfasis en el lenguaje musical se llama esforzando.

El compositor dice aquí: “ scherzando Semper” – debe ser muy divertido. Muy burlonamente.

Pero en la música clásica los artistas están tan acostumbrados a comportarse como en caso de funerales, que piensan: “Bueno, está bien, está marcado scherzando, debe haberle parecido divertido, pero en la realidad no lo es “. Por una razón u otra, es la actitud de casi todos los artistas, actitud al material y a las indicaciones de los compositores, como si los últimos es un equipo funeral. Ya a priori, esto debe ser aburrido. Y si se les hace reír, no encontramos que sea divertido en absoluto.

Se trata, por un lado, de un sentimiento de inferioridad y, por el otro, una superioridad increíble. Como regla general, desafortunadamente, a menudo va de la mano.

Pero los compositores eran personas geniales. Todos los reconocemos y los entendemos perfectamente. Entonces, si dijeron “scherzando”, eso fue lo realmente divertido. Eso significa que les hace reír, que su creación fue divertida y que debe hacernos reír. Por lo tanto, el problema está en nosotros si no encontramos imagines cómicas, significa que no entendemos y no desciframos el significado de la obra.

¡Cuántos scherzos están escritos por los grandes compositores! ¡Dios mío! Cada segundo o tercer movimiento de sinfonías es un scherzo.

¿Nos reímos en la sala de conciertos? ¡Nunca! ¿La música nos hace reír? ¡Nunca!

Estas son las cosas terribles que suceden en el mundo de los artistas intérpretes. Entonces, ¿qué es esto? (19.13)

Es una caricatura, es una parodia. ¡Obviamente es una risa! (19.21) ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!

Se lanza un chisme. Todos reaccionan (19.29) ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!

Incluso los músicos del circo conocen esta risa, saben expresarla tocando la trompeta, el saxofon, cualquier otro instrumento de viento, o violin y cello. Y al final, como regla, tal risa en el circo (19.43), en una farsa o en la calle es seguido por el golpe de un baterista en el plato.

El payaso hace una broma y va acompañado de este tipo de caricatura: es una risa musical caricaturesca. (20.02) ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!

Ya ves, un detalle tan pequeño, solo hay ocho notas y cuánto tiempo se tarda en leer y entender lo que el compositor quería decir aquí. Pero entonces podemos interpretarla y presentarla al público de manera adecuada.

Por supuesto, se puede tocar esta pieza como lo hace todo el mundo (20.22) : 4 acentos, pero no van a decir nada. El problema es que, si un artista no entiende de que se trata exactamente la música, no puede transmitirla.

Además, esto se transmite no solo a través de la música, sino a través de comunicaciones a desconocidos, campos magnéticos – los científicos aún tienen que descubrirlo. Pero lo que hace la magia musical y la comunicación en vivo del musico y la pública, es cuando todas las imagines artísticas se transmiten en la base de los conocimientos sólidos y gran expresividad.

Mientras estamos en la sala, es posible que no entendamos correctamente lo que nos dice el intérprete. Pero nos sentimos, y luego la compresión crece en nosotros. De todos modos, nos quedamos con la impresión de una acción musical significativa; posiblemente no sabemos de qué nos habla la música, que es lo que sucede, pero nos ponemos a reír porque es divertido.

Entonces (21.22), ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! La risa.

Me gustaría demostrar dos pequeños ejemplos de como los compositores expresan la risa. Aquí, por ejemplo, una risa caricaturesca. Estoy convencido de que esto no es la risa de Modest Petrovich. Creo que como una persona abierta y temperamental se rio de buen corazón, pero no hasta el punto. Aunque a menudo sucede que la gente se ríe de aferrarse a la barriga. Y sin embargo es una parodia de la risa.

Por ejemplo, así es como Chopin se rio (21.54). Por supuesto, era su propia risa. Esta risa murmura, incluso estrangula levemente, y después de este ataque de risa, Chopin se ríe de nuevo. Obviamente El mostro su propia cara.

Así es como Liszt expresa la risa (22.18) y más allá es una carcajada increíble. Pero es una risa del contenido filosófico, es el de Mefistófel, y Liszt se rio así en el final de su Sonata. Aquí hay algo de miedo y un poco peligroso. Dado que, Liszt tenía una mente filosófica polémica (es un verdadero filosofo musical), por lo general, habla de cosas cósmicas, filosóficas y generalizadas, en el nivel de Goethe, Fausto. Por lo tanto, allí la risa es diferente.

Pero como se ve, si la coda de la Sonata de Liszt se basa completamente en la risa de Mefistofel , Chopin habla como siempre de sí mismo y su risa es maravillosa y encantadora.

Bueno, Modest Petrovich presenta aquí risa de payaso.

Pues, seguiremos: (23.27): ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!

A continuación, por los cambios de acentos nos muestra la reacción de los diferentes personajes.

(23.40) El énfasis en el segundo tempo en lugar del primero, (23.45) otra vez en el segundo, y (23.47) al primero. Se ha añadido una serie polifónica en la que vemos dos ”malas lenguas” hablando. Es decir, que aún tenemos la fragmentación nerviosa, tan característica para un mercado y las chismosas especialmente.

Pero la dificultad de la interpretación aquí es precisamente en la creación de una imagen artística, cuando tenemos que quitar los detalles menos importantes, los de una atmosfera.

Eso es la atmosfera (24.19) .

Y aquí es la conversación (24.23) :
(24.27) – convenciendo,
(24.27) – sorprendiendo,
– “ que dice?” (24.34)
– “ ¡ le aseguro!” (24.35)
– “ ¡ no puede ser!” (24.37)

Y más allá dos “malas lenguas” ya se han lanzado una sobre la otra.

– “Y yo le digo …!” (24.45)

(24.46) “cómo es posible….” – Pero le digo ….! – Bueno, pero no puede ser…

Y vuelven al primer chisme. Pero entonces hay una comprensión diferente de este chisme, la otra interpretación. Exactamente seguir la sugerencia anterior del compositor: primero se hablo de una vaca, luego de los dientes perdidos, el diablo sabe que es!

Resumiendo: es un absurdo total, y lo que Felini y algunos otros con el don de la caricaturista, humorista amaban mostrar en sus películas.

(25.24) Si recuerdan, nuestro primer chisme era el siguiente:
(25.31) la reacción no fue muy aguda, pero aquí, en este turno exactamente, vemos la reacción en un tono diferente y con una naturaleza diferente.

(25.46) Aquí aparece otro personaje, alguien grande e importante, que toma la iniciativa de la conversación.

Todas las medidas a medias se produce un cambio en la situación:
(26.10) – la sorpresa, una persona trata de convencer a la otra,
– dos chismosas como dos gansas.

Una nota interesante: si en el “Castillo Viejo” Modest Petrovich pasaba ligeramente de las harmonías italianas a las del sur de España (que me hizo reír), pues, aquí no se puede decir que es un mercado de Rusia. No, esto es un mercado francés, con las pretenciosas mercadoras, arrogantes chismosas, presumidas idiotas.

(26.47) Hecho increíblemente astuto.

(26.55) Una frase pretenciosa, y la segunda persona, que escucha, parece como dice: si-si-si-si-si-si………..

En realidad, esta fragmentación nos dice mucho más. Es la magia del lenguaje musical con mil asociaciones. Trato de hacerlas lo menos posible y evitar llenar sus oídos con mis propias asociaciones. Pero me gustaría mostrarles como es esto fantástico y gracioso.

Entonces, (27.35) – una sorpresa. En este punto empiezan a convencerse el uno al otro, cada vez más virulento, aunque el tema de la discusión ya claramente olvidado, y esto es un disparate total.

(27.51) Como se ve, se llega al absurdo completo.

Ahora estoy exagerado un poco; de hecho, se puede tocar con más calma. Pero es Modest Petrovich personalmente que lleva la situación hasta el absurdo, cuando con los dos siguientes tactos se muestra una sola nota de emoción de la multitud, (este es uno de sus métodos favoritos de mayor éxito).

(28.30) En “Boris Godunov” también podemos escucharlo en la escena “bajo Kromy”, cuando aparece un montón de gente excitada. Él no lo expresa a través de acordes o cualquier conflicto polifónico. No, El eligió este.

(28.53) Es la comunión de la multitud en su locura generalizada cuando todo el mundo pierde el aspecto humano. Estos son interminables disputas que vemos de aquí al infinito, cuando el chisme se hacía cada vez más corto y cada vez más absurdo.

(29.12) Nuestra tarea, si recordamos, es dar voz al chismoso, dejando el oyente, atmosférico, en los roles segundarios. Debemos crear una atmosfera en lugar de construir en nuestra pieza musical o película una imagen plana. Si tocamos toda la pieza de la misma manera no habrá profundidad, sino solo una serie de sonidos planos, sin sentido.

(29.45) Después de la caída en la locura, cuando un artista solo pudo decir: “ Aaaaaaaaa! No queda lógica, todo sale de control”, Modest Petrovich nos devuelve de nuevo al primer chisme, (30.28) – otra vez con la risa de payaso: ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!

Usando las mismas técnicas y la misma música, gracias a diversas modulaciones, El crea diferentes situaciones:
(30.53) – dos gansas discuten, una trata de convencer, la otra se sorprende. Y gracias a esta fragmentación se parecen a pollos, si recuerda nuestro ballet de pollitos. Y si, la multitud de chismosas, el ruido que producen en realidad se parece mucho al ruido de un gallinero, y los cómicos a menudo hacen comparaciones similares.

Lo mismo vemos aquí:
(31.31) – una está convenciendo,
– la otra denegando,
– todo se rompe,
– todas ya se olvidaron de la conversación.

Una grita y se arroja a la otra para persuadirla, pero nadie recuerda de que se trata.

A continuación, Modest Petrovich cuenta una historia. A menudo lo hacen muchos compositores que son buenos contadores de historias y dominan las imagines artísticas (story tellers ), son casi todos los compositores del siglo XIX y, por lo general, son románticos.

Esto es uno de los más valiosos talentos del compositor – narrar una historia, o contarnos sobre su alma, o crear algunas escenas de género. Y sabemos que Mussorgsky domina en todo.

Aquí el pequeño epilogo. ¿Qué dice Modest Petrovich?

El pide reducir el ritmo y tocar de la manera más divertida posible: “meno mosso, semper capriccioso”.

(32.52) ¿Qué es? En principio es el mismo, solo como si la cámara se aleja, la fragmentación atmosférica se queda a un lado y por el otro – El utiliza un método típico del teatro, circo, opera o ballet, cuando después de una bufonada absurda todos los actores desfilen en la final.

Es la típica bufonada. Ante nosotros es el desfile de los locos o payasos. La acción se ralentiza y todos los participantes, estos payasos, empiezan a marchar delante de nosotros en la vanguardia (en ballet a menudo utilizan este método).

(33.56) Y el tacto final, el método, totalmente espectacular, típico para cine y grabación de sonido: la aceleración hasta el final. Lo sabemos de las películas: cuando el absurdo alcanza a su pico, el sonido y la imagen están acelerando.

Ya lo hemos visto en comedias de la época del cine mudo, pero sobre en la segunda mitad del siglo XX. Todavía se utiliza hoy en día en telecomedias y todos shows: cuando el director quiere poner de reliévelo el absurdo, siempre utiliza este método. Así, vemos que este método ya existía en la imaginación y en el alma de los compositores antes de llegar al cine y a nuestras grabaciones de audio.

(35.15) Ahora vamos a tocar los últimos cuatro tactos juntos: el desfile de locos y la aceleración de absurdo, cuando el autor nos quiere decir: “Dios sea contigo, la estupidez humana es infinita y nada va a cambiar”. Acelera y nos lleva a la imagen de un completo disparate, como si sacudiese con la mano y dice que la humanidad es incorregible. Es relevante hasta hoy día.

Así es este pequeño scherzo. Es intenso, divertido, paródico, transmite fantásticamente el ambiente y expresa todo lo que el autor nos quiso contar.

¡Muchas gracias!

(36.31) – Andrey toca hasta el final de la pieza.)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s