Modest Mussorgsky. “Cuadros de una exposición”. Parte 10. “La Casita en patas de pollo (Baba Yaga)”

 

Esta es una increíble pieza y encaja perfectamente en nuestro lienzo épico (así es como ahora los llamamos “Cuadros de una exposición” de Mussorgsky). Toda la naturaleza eslava de un gran hombre ruso se expresó en esta épica.

Esto ya es la segunda pieza dedicada a las fuerzas del mal.

Sería muy interesante compararla con la primera, el “Gnomo”. Ya sabemos que el “Gnomo” no es otra cosa que el desarrollo histórico de la mitología de los gnomos, que en la conciencia rusa se convirtió en las imagines del poder maligno.

Volvamos un poco hacia atrás para recordar cómo suena el “Gnomo” en el momento de la llegada de Viy  (1.19).

Me gustaría que sepan que las entonaciones de la vida del compositor, su sensación del mundo, se quedan con él constantemente. Es importante saberlo. En mi vida he tenido la suerte de conocer a grandes compositores y hablar con ellos en privado, y, a pesar de que yo era demasiado joven para comprender y evaluar las cosas correctamente, pude darme cuenta de que ciertas entonaciones vivieron en ellos toda su vida.

Los compositores ni siquiera pueden decir exactamente cuando aparecen estas entonaciones. ¿Nacen con ellas o las adquirieron?
Los científicos todavía tienen que responder a estas preguntas, y, probablemente, eso no sucederá a corto plazo, ya que no es de gran importancia y no está relacionado con la salud. Y es la salud lo que es una prioridad para la medicina y la ciencia.

Sin embargo, estoy seguro, y podéis confiar en mi experiencia empírica, que el compositor ya viene al mundo con su música que después madura en él. Nuestro cuerpo madura en la misma manera: pasamos por la infancia, pubertad y adolescencia, y a continuación nos convertimos en adultos, acumulando nuestras experiencias de vida y analizándolas.

Así es como comienza la verdadera creatividad…
Sin embargo, algunos motivos asociados con lo negativo o positivo viven como una melodía y, a veces, solo como intervalos.

 Es fácil de rastrearlo en el desarrollo del “Gnomo”.

¿Qué es la apariencia de Viy?
Este es el tema del mal que, obviamente, Modest Petrovich sentía tanto cuanto se recordaba a sí mismo.

Podemos verlo en los extractos de su ópera, escrita temprano y por desgracia sin terminar – “Feria de Sorochinsk”; o en la famosa apertura (o poema sinfónico) “Una noche en el Monte Calvo”, donde se reúnen todas las fuerzas de la oscuridad. Veamos cómo están llegando las fuerzas del mal. Primero vuelan (la parte tocada por violines) (4.24), a veces acercándose y dependiendo de eso hay un “crescendo” o “diminuendo”, entonces, es un vuelo.
Es el vuelo de las fuerzas del mal (4.38), las fuerzas del bien no vuelan con las armonías cromáticas.
Así es como se relaciona con nuestra visión del mundo en general.

Temo mucho que me estoy desviando porque todo esto es muy interesante, pero vamos a dedicar a esto otro ciclo de grabación, analizaremos cómo y por qué nacen las asociaciones, como se vincula con nuestro cuerpo y nuestra fisiología, nuestra vista, tacto, gusto, oído y en general con nuestra presencia en este planeta.

 Hay una explicación lógica y una argumentación para todo, es un proceso extremadamente interesante. Entonces, ¿por qué los cromatismos crean en nosotros una sensación de incomodidad, están relacionados con las fuerzas del mal y así sucesivamente?

“Una noche en el Monte Calvo” comienza con un “pianissimo”. Brujas volando en escobas, entonces la llegada de los peores demonios y monstruos se expresa por las mismas notas e intervalos que oímos después durante la aparición del transformado Viy (6.11)

Este es el patrón musical muy típico de la imagen del mal (6. 34). Se pasa de un tono a otro con glissando, porque hay una asociación con un rastrero “Gad” (reptil mitológico).

¿Qué es un “Gad”? Se trata de un reptil que aparece entre todo en la Biblia, pero más tarde empezó a asociarse únicamente con lo que no tiene piernas y se arrastra sobre el vientre. De aquí sale la combinación de armonías y ”rastreros” cromatismos que causan la aversión.

Todo se explica fácilmente al ser relacionado con nuestra fisiología: es nuestra aversión a la que no tiene brazos o piernas y es muy diferente de nosotros. Inmediatamente lo asociamos con la forma en que reptamos sobre el vientre y luego viene la asociación – “arrastrarse”.

En resumen, mi querido público, mis queridos oyentes, no voy a explicarlo más, Uds. saben perfectamente todo esto y pueden seguir analizando, porque observar nuestras asociaciones musico- fisiológicas es una investigación bastante divertida.

Pues bien, para demonstrar la aparición en el “Monte Calvo” de las principales fuerzas del mal Mussorgsky utiliza los mismos intervalos y notas como más tarde en el “Gnomo” (8.26).

En otras palabras, este es uno de los temas del mal que al parecer vivían en El desde su nacimiento. Aquí se presenta ya este tema (8:37-8:45).

También la tenemos en el “Gnomo” pero en otra hipostasis. (8.47 -8.51)

Pero si en el “Monte Calvo” había todo tipo de brujas, demonios y espíritus malignos, en el “Gnomo” Mussorgsky nos presenta el mal en una forma pura, destilada, es decir, mediante notas separadas, sin unirlas (9:05-9:08), porque quería demostrar los pasos pesados.
Y, es evidente, en su mente aparecía la asociación con Viy: pasos pesados, un gnomo, un enano, el mundo de más allá, Gogol, la conciencia rusa….

No hay otro personaje (9:23-9:26) con el cual podíamos asociar este pesado paso metálico de varias toneladas de peso. En toda nuestra literatura, la épica y cultura rusa nadie más se mueve así, solo Viy .
Por eso estoy convencido (y lo repito una vez más) que en la parte central del “Gnomo” se trata de aparición de Viy.

Perdóname por esta digresión, pero me veo obligado a hablar de estos aparentemente temas distantes, porque tenemos que entender la forma de pensar, la mentalidad de compositor y el proceso de composición, como funciona todo esto.

Para muchos de nosotros esto sigue siendo un misterio: ¿Cómo es?
¿De dónde viene? ¿Es la conciencia o la mente subconsciente?
¿Dónde nacen estos temas, las melodías, las asociaciones?

Nacemos con ellos, ¡estoy seguro!
Estos motivos se transmiten al parecer por la genética, ya que no podemos escucharlos desde el exterior, “digerir” y transformarlos, como decimos cuando vamos al fondo de las cosas.

Por lo general, es muy fácil determinar el material que el compositor ha encontrado en el exterior.
A menudo está vinculado con su sentimiento de la naturaleza. Podemos recordar aquí Rachmaninov o Tchaikovsky y sus piezas pintorescas. Son las personas adultas que diseñan en sus imagines musicales diferentes paisajes, pero ya refractados a través de su visión interna. Sin embargo, los temas básicos: el mal, el bien, la armonía, el bienestar, la luz – todo está ya en nosotros.

En principio, cualquier persona que se ponga a practicar la composición, empezando por el a-b-c, intentará a cristalizar, filtrar sus sentimientos, “sacarles” del interior y ponerlo en el papel.

Cada uno va a hacerlo de manera diferente, y todos van a ser bastante convincentes, porque está relacionado con nuestro físico, nuestra anatomía, nuestra “composición”, como dijo Gogol, y a mí, me encanta usar esa palabra de Gogol.

En el “Gnomo” las fuerzas del mal están asociados con personajes mitológicos, cuentos de hadas, ya que el cuadro de Hartmann se llama el “Gnomo” y esto ha despertado el aspecto mitológico.

Por el contrario, en la” Baba Yaga” esta expresada una imagen del mal totalmente diferente. La Yaga ha generado en la mente de Mussorgsky las asociaciones completamente diferentes, no relacionados con mitos, sino con su profunda comprensión fisiológica y su sensación del mal.

Hoy en día, gracias a Internet y otras oportunidades, en media hora se puede rastrear la etimología de la Yaga y obtener información completa. Pero lo más importante que determina la imagen del Yaga son las raíces eslavas antiguas como la personificación del mal y de la muerte.

De acuerdo con una de las innumerables versiones (la que yo comparto), es la Diosa de la muerte, porque todos los pueblos tienen sus Dioses antropomorfos, por lo general, del sexo femenino: los aztecas, indios, eslavos….. Cada Baba Yaga tiene sus peculiaridades nacionales, pero todas simbolizan la muerte y la destrucción de todo lo vivo.

En la conciencia rusa, muy profunda, la de raíces, Yaga es algo relacionado con el cinismo especial. Si recuerdan, ella asa y devora a los niños. Esto es muy aterrador.

Hagamos caso omiso a nuestras reacciones defensivas que nos ha educado el poder soviético, cortando las raíces de una gran y rica cultura. Sabéis perfectamente que la principal tarea de los comunistas fue la creación de un hombre nuevo, así que fue necesario aislarle de la cultura.

Nos cortaron de la cultura en todas las áreas y continúan haciéndolo. A veces lo hicieron deliberadamente, ahora cada vez más pasa con los pobres rusos inconscientemente, por la inercia. Nuestra conciencia, que se corta sin parar, sigue siendo la forma de un tallo de col antes de ponerla en una sopa, Shchi, por ejemplo.

En resumen, después de 100 años de este experimento mostruoso nuestro cerebro, la conciencia cultural, el sentido de pertenecer a la historia y las raíces nacionales han sido erradicados de manera que nos transformamos en los tallos de col cepillados.

Por lo tanto, hoy en día la tarea de cada persona cultural rusa es reconstruir su identidad, tratar de echar raíces de nuevo, aprovechando toda la información que se puede encontrar, y es muy difícil, por supuesto…. De hecho, es el trabajo de toda la vida, volver a ser hombre porque de acuerdo con el proyecto de la incubadora soviética hemos dejado de ser humanos. Esto es lo que hay.

Entonces ¿Qué es Baba Yaga? Es un personaje que, empezando en los años 30, el poder soviético estaba promoviendo a través de buenos actores como una extraña vieja estúpida, si cómica, si no.  Cuatro generaciones han crecido con estas imágenes totalmente nuevas, ya durante 60 años nos mandan a dormir con el programa “Buenos noches, chiquitines”, en el que el conocimiento real del folclore se ha transformado en un kitch incomprensible, estúpido, pobre, aburrido que no interesa a nadie.
Esa es nuestra conciencia.

¡Pero no había nada parecido en la música de Mussorgsky!

La Yaga de Mussorgsky podía causar solo verdaderas asociaciones, las que estaba destinada a causar como la terrible Diosa de la muerte, de cinismo, la Diosa que da un puñetazo fuerte.

Y el impulso para esto era el inocente cuadro de Hartmann donde se dibujó el reloj con el cuclillo.  Así que, veas lo ingenuo y absurdo de suponer que Hartmann, el tema de su cuadro, inspiro Mussorgsky a algo. Claro que no. Es extremadamente ingenuo y estúpido pensar así.

Por desgracia, debido a esta actitud frívola, debido al hecho que somos la gente sin raíces, culturalmente somos no más que calvados tallos de col, hemos desbaratado toda nuestra cultura, toda nuestra profundidad y todos nuestros sentidos. Todos somos “huérfanos culturales”.
¡Esto no solo es triste, es una verdadera tragedia!

Nuestro viaje completo a través de los “Cuadros” era un viaje a la conciencia y el alma de una persona que aún no ha sufrido daños. Además, Mussorgsky escapo de las influencias culturales superficiales del Oeste. La gente verdaderamente rusa no estaba imbuida de estas tendencias, sino solo las ha copiado.

Por ejemplo, Tchikovsky y Rachmaninov han copiado bien las técnicas occidentales (Rachmaninov principalmente para piano).  Por supuesto, Tchaikovsky y Rachmaninov son “parientes”, como un “padre” y un “hijo”, su técnica de composición y el curso de pensamiento está muy cerca. ¡Pero es imposible llamar les compositores rusos!
No, son lindas personas rusas, lindos artistas rusos, pero ya creados exclusivamente por la cultura occidental, la que han refractado a través de su ruso sensación del mundo, de aquel tiempo en que vivían. Por sus raíces, Tchaikovsky es un poco un hombre del siglo XVIII, es el “señor feudal”. Rachmaninov es el “caballero señor” que ya ha entrado en el siglo XIX, es el prototipo del pasajero del “Titánic”.
Pero no son verdaderos rusos. Estos son los rusos que se han metamorfoseado a base de valores europeos, el fundamento y tecnologías europeos, que afectaron sus métodos de composición y su forma de pensar. En otras palabras, eran extranjeros que amaban todo lo que era ruso.

Creo que se habrían quedado muy sorprendidos de escuchar esta descripción mía, pero, sin embargo, es un hecho y podemos verlo retrospectivamente.

No es de extrañar que Rachmaninov convirtiese en un verdadero americano. Tchaikovsky fue muy influido por los alemanes y fue de alguna manera la réplica rusa de Schumann, a quien Él quería mucho.

Sin embargo, Mussorgsky viene de una época en la que la Yaga era lo que era: la personificación de la muerte y de la infamia.

Y no es por casualidad que haya una enorme brecha en la conciencia entre Mussorgsky y Tchaikovsky, que consideraba a Modest Petrovich como un loco, y Rachmaninov que no quería ni hablar de él. Desde su punto de vista, Mussorgsky era una persona de otro planeta. Vestidos con sus trajes europeos, fumando puros, ni Tchaikovsky ni Rachmaninov no sabían del mundo de Mussorgsky y no querían saberlo.

Aquí hay la demacración.

Solo tenemos tres personalidades de esta escala en la historia musical de Rusia: Mussorgsky que dio la luz a la autentica historia musical de Rusia de las tribus eslavas, Shostakovich que lo desarrollo a principios de nuestro tiempo, y Stravinsky, que, ya como si se ha observado del cosmos la historia de Rusia con sus raíces eslavas, nos ha regalado “La primavera” y el “Pájaro de fuego” con sus imágenes impresionantes de los salmos que se vinculan con las imágenes eslavas.

¿Como lo hicieron técnicamente? – esta es otra conversación.

Por supuesto, es un misterio. Son las armonías muy simples, a veces solo hay uno o dos tonos y de repente se abre el cosmos entero…..

Tocaremos este tema también porque, por el otro lado, tenemos un compositor como Liszt que es extraordinariamente locuaz.
¡No solo parlotea en su lenguaje musical, pero lo repite una vez, dos, tres, cuatro, cinco, a diez veces!  Como un publicista, martilla sus ideas musicales para que asimilamos a cada una de ellas.

A veces es completamente insoportable…. Y aun así no logra el efecto deseado, precisamente debido a la exuberancia de las palabras. No llega a la altura cuando en un solo gesto, con un solo diamante descubrimos un nuevo universo, un nuevo mundo, como en un calidoscopio, que se gira con la magia y ya vemos el otro mundo, la otra galaxia, todo diferente… Esto, por supuesto, es un misterio.

Naturalmente, se puede descifrar todo, las miríadas de las cadenas de asociaciones, crear una base científica. Pero a esto hay que dedicar la vida. Por supuesto, es muy interesante para los musicólogos e investigadores de la psique humana por parte de la música.

Pero, volvemos a “Baba Yaga”. Así, la infamia, la porquera, pero no mítica, sino real. Eso lo que Modest Petrovich ha visto y oído de mal en el carácter ruso a lo largo de su vida, y no conocía otro, no ha viajado en ningún sitio, más allá de la muy estrecha geografía, en la que vivía. Lo tenía todo en su sangre. Su intelecto era absolutamente increíble.

Hablando del intelecto, tenemos que constar un contraste dramático del intelecto de Mussorgsky, Shostakovich y Stravinsky, que era enorme, y el de Tchaikovsky, Rachmaninov, Rimsky-Korsakov, que eran más bajos intelectualmente, para decirlo sin rodeos, más o menos ”un paso por debajo”…

Los últimos tres compositores tenían una alta sensibilidad, la fuerte sensación del mundo, estaban totalmente obsesionados con su personalidad y sus propias emociones.

Si eliminamos todo lo sentimental de la música de Tchaikovsky y Rachmaninov – la pintura, la poesía, la sensualidad (sabemos que Rachmaninov era un “pintor” excepcional), si lo eliminamos, no quedara nada, porque su música esta desprovista de un gran grano intelectual.

Podemos seguir el curso de nuestro pensamiento y nos encontramos con grandes deficiencias en la música de Tchaikovsky, porque sus pensamientos están conectados entre sí no plásticamente, se ve claramente las “costuras” entre los materiales, son demasiado llamativos. En las composiciones de Rachmaninov y Tchaikovsky no hay libertad de pensamiento, ni la voluntad intelectual que fijaría todos los elementos, ya sea música, literatura o poesía…..

Solo estos tres: Mussorgsky, Shostakovich y Stravinsky se distinguen por su extraordinario poder intelectual, aparte de sus talentos de crear instintivamente las composiciones geniales.

Intentemos ver esto en “Baba Yaga”.

Por la voluntad de su intelecto, Mussorgsky muestra en sus ritmos las diferentes sombras del mal. Es bastante fácil de rastrear. No hace falta ser un musico o musicólogo para entenderlo porque eso es universal. Ni siquiera tiene que ver algo con la música, así que todo está claro.

Aquí está la apariencia de la Yaga. Mussorgsky elige el intervalo más obtuso (27:13-27:15): un séptimo increíblemente pesado, sin ninguna expresión, que se rompe en nuestra conciencia (27:32), es una disonancia desagradable y totalmente impersonal. No hay ni CRESCENDO, ni DIMINUENDO, o cualquier recomendación sobre como tocar, nada…. Es solo un agujero que se rompe en nuestro cráneo.

Lo repite una vez (27.54), dos veces (27.56), no ha logrado hacer el agujero, lo intenta de nuevo; por lo tanto, es una agresión pura y abominable (28:09-28:13).

A continuación el intervalo cambia ligeramente….(28:19-28:20) y se descompone con la ayuda de los pequeños cromatismos (28:24-28:28), pero estas son las formas de violencia brutal expresada en la música, y nada más. Es increíblemente simple y extremadamente efectivo.

Pues, lo unimos todo (28:42-28:51). Es el mal en su estado puro.

El siguiente pensamiento. Es muy lacónico.

¿Qué es? Naturalmente, la primera y más superficial asociación, tal vez esto es algo formal, algo que representa al Yaga quien se mueve volando en su mortero mágico, ¿no? De alguna manera Si. Incluso creo que Mussorgsky puede ser no pensó en esto, entro directamente en la percepción del auténtico mal ruso.

Por supuesto, vemos el Opritchnina, ¿verdad? “¡Goida! ¡Vete!” (29:35-29:41). Ellos son los sirvientes de Iván Terrible y Mussorgsky lo sentía extremadamente.

Estas entonaciones las escuchamos en “Boris Godunov”, y en general en todas sus obras musicales. ¡Tenía una increíble sensación artística! Nadie podía expresar tanto el mal ruso, ninguna otra persona.

Es un don divino; dejemos a los psicólogos y psicoanalistas estudiar cómo sucedió esto, pero nadie ha sentido tanto el mal ruso como Mussorgsky.

De hecho, Él ha comprendido perfectamente todos los aspectos del carácter ruso y lo valoraba más ampliamente que cualquier patriota musical.

En comparación con los fragmentos más bárbaros de Stravinsky, (usando la instrumentación de la segunda mitad del siglo XX, Stravinsky mostro maravillosamente la barbarie rusa, irónicamente lo hizo completamente repugnante e infernal), la simplicidad de Mussorgsky para mostrar la barbarie es más eficaz que las más grandes delicias harmónicas y sinfónicas de Stravinsky. Porque Stravinsky hizo todo esto como desde al lado. Como su homónimo, el científico medico Stravinsky nos muestra esta barbarie y el horror, pero con una distancia, con desprendimiento.

Mientras tanto aquí estamos en el corazón del mal (31:33-31:40).
En otras palabras, se puede oír los gritos: “¡Goida!”, “¡Go!”, “¡Vete!”, que precedió al saqueo, violencia, antes de quemar a alguien en la hoguera.

Voy a volver a menudo al presente, establecer paralelos, porque en la Rusia de hoy están sucediendo cosas graves, hay una gran cantidad del mal triunfante, no mitológico, como en “Gnomo”, sino aquel, verdadero ruso, que Modest Petrovich nos muestra en “Baba Yaga”.

Oirán muchos paralelismos, Uds. mismos les marcarán. ¡Es imposible mencionar a todos en una sola historia! A partir de entonces cuando escuchen esta música Uds. van a tener sus propias asociaciones de confrontación con el mal de Rusia, ya sea en una cola o durante sus visitas a una actual Embajada de Rusia. Esta música los acompañará a todas partes, ya que es el del mal ruso. Y el mal no tiene ni edad, ni tiempo, vive en la nación. Podemos utilizar aquí la mala palabra “nación”, que se comprometió a sí misma en la historia de muchos pueblos.

Entonces, los Opritchniki están preparados para marchase (33:00-33:07), comienzan a moverse, oímos un movimiento desagradable de intervalos vacíos – con los cuartos (33:17-33:22), y con el acento a los bajos tempos.

Un musicólogo superficial nos dirá que la Baba Yaga esta coja, porque tiene una pierna que se compone de los huesos sin carne. ¡Pero lo sabemos perfectamente! Debemos mirar a otra cosa. Debemos abandonar la mitología infantil superficial del programa de tele “Buenos noches, chiquitines” y escuchar el lenguaje musical.

Vamos a hacerlo. (33:49-33:56)

Primero fueron unos pocos golpeteos.

Entonces, son los Opritchniki listos para marcharse, por lo tanto, aparece este sentimiento de horror.

A continuación, vemos un movimiento torcido, asqueroso y muy agresivo.

No solo es un cromatismo, que no nos gusta porque simboliza un reptil (34:22-34:24), pero encima este reptil está vacío (34:28-34:30), construido en el intervalo vacío, es decir, está vivo, es agresivo!

¡No solo arrastrándose, pero aun y atacándonos! Y el compositor lo demuestra con sincopes (34:45-34:52).

¡Es francamente la imagen horrible! De un agresivo ruso Gad.

A continuación, en la voz superior escuchamos los cacareos (35:10-35:12) con forshlag, que se derrumban sobre nosotros (35:16-35:22).

A parte de este reptil que está aproximándose a nosotros aparece una fuerza desconocida que se derrumba sobre nosotros (35:28-35:35). Al mismo tiempo las garras están comprimidas, y escuchamos todo esto.

¡En nivel acústico esta maravillosamente bien hecho!

Al principio nos presentó en un registro todas las hipostasis de este mal agresivo (35:47-35:49), es decir, estamos acostumbrados a esta localización, cuando de repente algo cae sobre nosotros (35:56-36:02), la sensación de opresión, y estamos atrapados en las garras del mal.

El sentido dramático es increíble, ¡es indiscutible!

Continuemos (36:15-36:17): las garras están apretadas, escuchamos la baja presión (36:21-36:23), una vez se pasa. Y a continuación hay el siguiente pensamiento musical… Ni siquiera podemos llamarlos pensamientos musicales, tan fuerte es el intelecto del compositor, que está detrás de todo esto. Es tan fuerte dictado, en cada dos tactos se cambia todo. ¡Todo es tan significativo, tan prudente!  Primero, el agujero en el cráneo. El segundo – los preparativos al viaje. El tercero – los anillos del mal nos abrazan, como una serpiente pitón aprieta a su víctima. Y luego, finalmente, escuchamos la asociación nacional de este mal manifestada en una canción alegre y dinámica. (37:05-37:11).

El mal (37:13-37:20) ya es cínico.

Este tono (37:25-37:27) arde como una llama desagradable. ¡Pero! (37:34-37:37) en este momento ya escuchamos una mofa.

Es una bella y muy simple imagen de cinismo, mientras que en la voz alta hay una canción ardiente, es casi un coro (37:52-37:58).

Todos estos elementos juntos representan el arrogante mal ruso (38:02-38:10)!

Una imagen excelente que se puede asociar hoy con la de los oligarcas.

Por ejemplo, Robbi Williams ha cometido un gran error cuando utilizo la música de Prokofiev “Romeo y Julieta” con la intención de crear un “Hit”. No es la melodía rusa, y no puede servir para crear un retrato de los oligarcas rusos y expresar la pesadez y el mal de Rusia.

Esto era un gran error, porque la pieza de Prokofiev no contiene ningún carácter real ruso, es una estilización neoclásica.

Si Robbie Williams entendiese un poco más de la música, sin duda habría elegido Modest Petrovich porque nadie mas lo ha expresado mejor que él.

Les vemos todos aquí (39:02-39:10).

En la obra de Prokofiev no hay ninguna característica nacional, hay solo una grave agresión, lo más probable europea.

Mientras tanto aquí están nuestros queridos “bratki”, los matones rusos (39:27-39:33) con su aplomo descarado, cínico, contundente, agresivo y destructivo.

¡La siguiente frase musical es fenomenal en sus colores!

¿Qué tenemos entonces? Mussorgsky nos da los sonidos puros e inocentes de campanas.

¡Él era el maestro de campanas! Nadie sabía expresar en su música las campanas con tanta diversidad como Mussorgsky: inquietantes, alarmantes, puras, pequeñas, grandes, bajas…..

¡Todo lo que sea necesario! ¡Esto era en el! El mismo era una campana épica rusa.

Entonces, ¿porque la campana y de donde viene esta pureza?

La pureza la oímos solo en los sonidos de campanas (41:01-41:10), hermosa la campanada, casi eclesiástica.

¿Qué tenemos en otras voces? Aquí la paleta se divide en cinco octavas completas y oímos una armonía extraordinaria. La principal campana de alarma suena Lya Diez y Fa Diez – así es la Tercia (41:34-41:39), lo que crea una desagradable y alarmante disonancia a la campana pura.

Si hubiera quedado solo esta última, con su sonido limpio y bonito, no habríamos entendido el mensaje de Modest Petrovich. Pero se añaden las campanas todavía más bajas, y ¡mira lo que sucede inmediatamente!

¡Eso se llama un genio! (42:11).

Con los medios simples, muy avaros, el compositor nos da la disonancia en la campanada (42:22-42:41).

Por lo tanto, el sonido puro de nuestra campaña «de plata” (42:43-42:45), al superponerse a estas disonancias, se convierte en algo que los rusos aman tanto.

¿Se acuerdan Uds. que decía Bulgakov sobre la vivienda donde estaban alojados el diábolo Volando con su sequito? Él lo llamo “el apartamento malo”. Pues, aquí son “malas campanas”.

Eso es una denominación perfecta, muy artística, delicada. Decir que es “diabólico”…. Estamos tan acostumbrados a estos epítetos que ya no trabajan en nuestra conciencia, ya no causan una fuerte reacción.

¿Por qué la expresión de Bulgakov causo una reacción tan fuerte? Porque la frase “el apartamento malo” a primera vista es muy inocente, pero hay muchos significados que nos obligan a centrar nuestra atención en este simple epíteto.

Aún más, Mussorgsky consigue que la campana suene como si estuviese agrietada, como una cubeta de cobre.

¿Cómo logro hacerlo en este retrato épico?

La campana en la voz alta, la otra en el medio y la tercera en la del bajo…, al reunirles estas tres voces oímos un sonido no de una campana, sino de ¡el diablo sabe que es! ¡Este es el carillón diabólico de una cubeta de cobre, rota y agrietada!

¿Qué quiere decir esto? Bueno, eso simboliza a Rusia – la campanada. ¿No es así?

Por supuesto, es el vuelo sobre Rusia. El mal está volando sobre Rusia. El mal ha caído sobre Rusia. Las malas campanas están sonando en toda Rusia. Algo malo ha pasado con el alma de Rusia.

Esto es lo que estas campanas nos dicen sobre el fin de Rusia (44:49-45:14).

Ahora he cambiado el acento, enfocando el sonido de “la cubeta de cobre”, que retumba sobre Rusia. Aquí está la imagen de una Rusia que se ha disparado, convirtiéndose en un país malvado, asqueroso, que ha perdido la mente y se ha quedado atascado en el mal.

¿Con que a continuación conecta Modest Petrovich estos terribles sonidos?

En el registro superior (45:49-45:52) hay una entonación de mofa que se divide por los pequeños legatos (46:00-46:05). Es una risa cínica y de mofa.

Eso lo que sabemos sobre los peores criminales rusos que decían” Te voy a matar” y se reían a la vez. Este es el aspecto terrible del carácter ruso infernal, no mitológico o de las cuentas de hadas, sino real y aterrador.

Así que (46:43-46:49), han matado y han reído.

Vamos a continuar (46:55-46:59).

Eso es la violencia, esta expresada en el movimiento cromático: cada una de estas entonaciones abominables, extremas, cínicas, violentas se enfrenta con un golpe (47:16-47:24). Es una violencia pura con una gran carcajada cínica.

Y el ultimo toque (47:40-47:42): después de torturas y matanza de la víctima, sale una risa (creada divinamente simple), pésima risa, que se burla de todo lo que está vivo (48:02-48:05).

Mire como lo hizo: es muy simple (48:06-48-08): aquí la voz superior, los más altos discantas al piano suenan como los dados echados (48:14-48:21). Esto es la risa de mofa.

No puedo evitar de nuevo un paralelismo con nuestro tiempo. Se que nuestro público es gente inteligente que entienden lo que está pasando en el mundo y todo el horror en el que precipita la historia de Rusia. Pues, es el tono cínico y claramente abusivo, es la burla sobre los humillados. Como hoy en día es la voz del Ministerio de Asuntos Exteriores, de alguna “Maria Zakharova” (49:06-49:10).

Se pueden escuchar estas entonaciones, pero no en la voz, sino en la metafísica de un funcionario moderno (49:20-49:28), que por su risa se burla del sentido común.

Y a continuación oímos los golpes para rematar (49:37-49:44).

Así termina la primera parte (hay tres) de este horror musical. Gracias a Dios, ¡porque es demasiado para los nervios! ¡Al expresarlo correctamente en la música es muy destructivo para la psique humana!

La parte media (50:14-50:20). Gracias a Dios, Mussorgsky se aleja de la descripción y la creación de la imagen del mal en acción, porque este mal es realmente repugnante. Afortunadamente aquí volvemos al cuento y podemos descansar un poco.

Llegamos al momento que conocemos desde nuestra infancia: el personaje del cuento- Iván se encuentra en un claro. Y allí esta una casita de madera, le decimos unas palabras mágicas: “Casita, casita, vuélvete hacia el bosque con la parte atrás y frente a mí”.

Toda la parte media de la pieza habla de esta casita “giratoria”, estamos de vuelta en el cuento. Los Interjecciones, ¡todos estos “Oh”! y “Ah!” están divinamente bien mostrados, oímos los gemidos de Liechis y otros espíritus que viven en el bosque mágico. Este bosque mitológico es desagradable y peligroso.

Pero el paisaje es fantástico (51:30-51:48), y la casita con las patas de pollo claramente está escuchando (51:49-51:58)

De repente los Liechis comienzan a gemir (51:58-52:05). ¡Es imposible representarlo mejor!

Así es exactamente como, hasta el día de hoy, los arreglistas de Hollywood representan un bosque mágico y peligroso que “grita y gime”.

Luego (52:24-53:22) nos quedamos en el mismo claro del mismo bosque peligroso (52:27), pero Modest Petrovich agrega solo algunos trazos (52:32), un poco de nuestro temblor interior (52:40-52:50).

La atmosfera es increíblemente tensa, la espera de un posible golpe de todas partes (52:56-53:01), y escuchamos de nuevo el “Oh!” y “Ah”! (53:01-53:10). Liechis, estos terribles sonidos de bosque, que Modest Petrovich dibuja habitualmente por cromatismos (53:13-53:22).

¿Se imaginase Liechis, ¿sí? Los troncos de los árboles que se convierten de repente en zombis, increíbles personajes de bosque.

Aquí termina la parte media y volvemos al retrato del mal agresivo.

Por lo tanto, no nos detenemos y volvemos directamente (53:47-53:51) a los mismos movimientos, solo los acentos se cambian para mostrar la naturaleza impredecible de este mal (53:53-54:06).

La imprevisibilidad del mal ruso también es algo muy importante, este mal varia constantemente y su capacidad de causar sufrimiento es ilimitada (54:23-54:29).

Escuchamos nuevamente este tema desvergonzado y abominable (54:31-54:36).

Otra vez hay el sonido de la cubeta de cobre (54:38-54:49), la risa de mofa (54:48-54:54), golpes (54:55-55:03),  risas locas (55:03-55:09)

Y se termina todo con una catástrofe (55:12-55:21).

Todo a su alrededor parece absorbido y tragado cuando de repente se explota (55:29) y se interrumpe por las armonías puras de la pieza siguiente, la final, la última del ciclo: la apoteosis de la bondad, de la fe y de todo lo mejor.

¡Que contraste tan extraordinario!

En estas dos últimas piezas Modest Petrovich confronta la bondad con el mal puro y así crea un excelente efecto dramático.

¡Se lo agradezco mucho! “El cuento es mentira, pero lleva una alusión, a los buenos bravos lección”. Como dijo Pushkin.

¡No olvidamos la lección de Modest Petrovich!

La Casita en patas de pollo (Baba Yaga)  56:08

Traducido por  Ludmila Lubovskaya

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s