Modest Mussorgsky. “Cuadros de una exposición”. Parte 1. Promenad (Paseo)

ANDREI GAVRILOV

NUEVA ERA DE LA INTERPRETACION – LA MUSICA CONSCIENTE

Hoy me gustaría empezar una conversación muy larga con mis oyentes, que va a durar hasta un final lógico, hasta final de mi vida.

Esta conversación es muy importante, hablaremos de las obras más valiosas de la literatura de piano. Me gustaría empezar por la magnífica obra del Mussorgsky “Cuadros de una exposición”, que necesita una redefinición muy grande.

Estoy totalmente convencido de la necesidad de preparación de los oyentes para la compresión de la música que se disponen a escuchar.

“Sería necesario explicar la música?” Es la pregunta que surge a menudo.

Esta no es la pregunta correcta, ya que algunos a veces no entienden bien el objetivo del musico y artista, que permita a publico honorable echar un vistazo a su estudio de trabajo. No es la explicación de la música, es un proceso completamente diferente.

La música no se puede explicar, ella habla por sí misma. Es imposible, y no es necesario. Pero es absolutamente necesario saber y entender como “trabaja” la música. Lo que hay que saber es el mundo, el lenguaje, los pensamientos, la intención del compositor con el cual el público tiene previsto encontrarse.

Este momento es muy emocionante, de comunicación viva con el alma del compositor, que nos la deja en su música para siempre.

En el caso de las obras serias y especialmente grandes composiciones, llenas de significados infinitos, del mundo interior del compositor, nadie va a entender nada sin una preparación especial.

La falta de esta práctica – de formación de los oyentes e incluso de los profesionales, ha llevado el mundo musical al hecho, de que los intérpretes mismos, a veces durante siglos, tocan una u otra composición sin saber de qué se trata, cometen errores en los significados, en los principios de su construcción, en las leyes de su vida.

Tratemos de romper esta viciosa tradición.

Afortunadamente, en nuestro tiempo podemos dirigirnos al público desde la casa, desde el estudio, esto nos permita consolidar la comunicación entre el intérprete y sus amigos, con el público de todo el mundo. Y lo más importante es que da la posibilidad de elevar el nivel de arte de interpretación desde históricamente sacudido a sí mismo, intuitivo, reflexivo hasta el nivel de auditorio moderno, tecnológicamente culto, pero mientras tanto cultural y espiritualmente muy atrasado, arcaico.

Vamos a probar a orientarnos en el lenguaje musical del autor, donde cado uno de los “Cuadros”, cada fragmento separado nos permita presentarlos en la forma de serie.

Es ahora vamos a centrarnos solamente en el inicio, que se llama “Promenad”, “Paseo”, – es la primera parte de este maravilloso piano-sinfónico obra del Mussorgsky.

Promenad”… Mussorgsky pertenece a los compositores privilegiados, caracterizados por el peso específico no solo de cado ritmo, pero cado tono.

Hay muy pocos compositores de este nivel. Y en la literatura de piano hay realmente pocas composiciones parecidas a los “Cuadros”.

Junto con esta obra, caracterizada por la magnitud de cado tono, cada modulación, cado paso musical, por la saturación de imagines, solo podemos poner las mejores obras de Schuman, Tchaikovski, Beethoven.

Cuando literalmente cada nota es un sentido artístico.

(5.12 Andrey toca piano) Me gustaría analizar juntos a Uds. las recomendaciones del Mussorgsky, que las ponga en italiano, tradicionalmente, como requiere la terminología musical.

¿Que escribe Modest Petrovich?

Allegro gusto, lo que tiene dos significados: con exactitud, rápido, con un rápido movimiento, o, y a mí parecer lo más acertado, Allegro gusto – significa en este caso un movimiento cómodo, rápido, pero no demasiado rápido ni demasiado lento.

Eso corresponde a su carácter, y por eso lo he leído así, con la segunda versión.

Mas allá de texto, con mucho cuidado, El escribe una frase larga, lo que los compositores hacen en muy pocas ocasiones, cuando están interesados en ser entendidos con precisión.

Escribe: nel modo russico – “en el estilo ruso».

Me dirijo en ruso al auditorio ruso, a mis amigos, que piensan en ruso, nos entendemos sin explicaciones que significa “estilo ruso”.

Esto significa –extensamente, entonando, puede ser, desordenado.

Es lo que corresponde con la inmensidad y amplitud del territorio ruso y del carácter del pueblo.

Luego – la indicación de más importancia, cuando Mussorgsky pide, llamando nuestra atención, concentrarnos en el mundo interior del “Paseo”.

Y aquí nos afrentamos con la gran discrepancia, cuando a lo largo de 150 años los músicos se concentran únicamente en la parte exterior.

Tratan de reflejar el modo de andar, en el mejor de los casos el lenguaje corporal, que es algo más expresivo y refleja el mundo interior.

Pero de una manera u otra se concentran en la parte exterior de la obra.

Esta provocado por el mismo nombre “Cuadros de una exposición”, y los conocemos bastante bien.

Desafortunadamente, este enfoque de la obra se ha llevado a una interpretación errónea, alejada del mundo interior y de la idea principal del Modest Petrovich , que quería mostrar, seguramente, algo diferente que “cuadros”.

Los cuadros son solo irritantes para el mundo interior, al que Mussorgsky reacciona en su música.

Él nos cuenta sobre la época, la vida cotidiana, las costumbres de Rusia a medianos del siglo 19, y sobre toda la cultura precedente, absorbida por El, siendo un auténtico ruso.

¿Entonces que pide Mussorgsky?

Senza allegrezza, que significa “sin alegría”. Por eso su deseo no se corresponde a lo exterior, se trata exclusivamente del mundo interior.

No existe un modo de andar triste.

Es decir, incluso si tenéis este modo de andar, un paseo, será el reflejo del estado del mundo interior.

Eso es lo más importante en que debemos que concentrar nos.

Senza allegrezza. Sin alegría. Con humildad, deprimido, forzándose a vivir y moverse.

Puede ser, y lo más probable, en este caso en concreto, forzándose a visitar la exposición, la cual no le interesa demasiado, porque lo que pasa por allí es emocionante, trágico y no del todo agradable.

Bueno y aún más, El pida “poco sostenuto” – “con un poco de mesura”.

Así es la introducción larga.

La introducción literaria completa.

Es muy inusual para un compositor, que teóricamente solo hubiera tenido que fijar con un par de palabras el tempo y el ritmo.

(9.49 Andrey toca piano) Pasamos directamente al material y vamos a movernos paso a paso, intentando entender que es lo que Modest Petrovich quería expresar en la música, como no cometer un error en el tempo, como encontrar el carácter de la persona, que nos demuestra claramente su disposición a explicarnos en esta música el estado de su mundo interior, y no pintar dibujos para los niños.

Entonces, el primer tema.

(10.29 – 10.36 Andrey toca piano)

(10.38) – Es muy especial que tenemos el tempo variable – 5 cuartos, 6 cuartos, 11 cuartos en total.

¿Qué puede simbolizar?

Eso no tiene nada que ver con la intención extravagante de cumplir con el estilo del pueblo, no lo es.

En el mismo ritmo vemos – y Modest Petrovich lo confeso, que en el “Promenad” está presente su fisonomía.

Según su confesión personal.

Cuando un compositor hace este tipo de confesión habla de la fuente de inspiración, sobre lo que dio lugar a esta obra, es decir, su fisonomía.

Y en este se reconoce.

Los compositores no lo hacen nunca, porque no les gustaría ser entendidos primitivamente.

Y no les gusta meter en nuestras orejas y en nuestros corazones lo que forma la base, el impulso principal de una o la otra obra.

Rajmaninov, por ejemplo, siempre evitaba las confesiones de este tipo.

Consideraba que nosotros mismos debemos adivinarlas.

Shostakovich lo evito también, pero luego se arrepintió de darnos ninguna pista.

Modest Petrovich nos dijo “Soy Yo”. Con el texto abierto – Soy Yo. Es mi fisonomía.

Y lo dijo con ironía.

Lo que significa que trata con ironía su propia persona, y eso demuestra su alto nivel cultural e intelectual y un desarrollado sentido del humor.

Muy a menudo hago un paralelo con la gran obra literaria rusa “ Moscu – sur- Vodka” de Venedikt Erofeev, que es el seguidor espiritual de esta tendencia irónica musical – literaria y la manera de ver al pueblo y a sí mismo.

(12.57 Andrey toca piano) Pues, 11 cuartos. Se habla del desorden completo del mundo interior.

Sobre la imposibilidad de marcar el tempo fuerte. Siempre es variable y movido.

Esto significa que es la declaración irónica personalizada cuando Mussorgski nos dice: “Pues Si, aquí soy yo, un oso ruso. Ahora es uno, mañana será otro”. Y por eso, 11 cuartos.

(13.26 – 13.32 Andrey toca piano) Humpty dumpty.
¿Como identificar el tempo correcto?
Seria evidente si continuáramos con los siguientes dos tactos.

(13.42 -13.49 Andrey toca piano) Lidiamos con la coral.
Pues, siendo verdadero representante popular, pero a la vez de alta inteligencia e intelectualidad, el compositor identifica su actitud principal con sus raíces, con su país, y por eso utiliza la entonación del coro, que refleja en la forma más orgánica la base de su carácter, la base de su estado interior – muy amplia, sin dimensiones, los 11 cuartos no tienen escala práctica.
Este es el ruso. Y su estado básico, la base de su carácter, su espíritu Él está asociando con canto ruso.
Claramente, no puede y no podía ser ninguno otro.

Por eso tenemos el solo canto (14.54 – 15.00 Andrey toca piano), la entonación, destacada, y el acompañamiento de un coro (15.05 – 15.12 Andrey toca piano).
Entonces, buscando el tempo debemos pasar del canto natural ruso.
En seguida nos enfrentamos con un error que cometen los intérpretes, que se han olvidado completamente de las pausas semánticas, que pueden y deben estar presente en el texto, según la lógica de la música.
Ahora paso a las cosas profesionales de gran importancia.

(15.47 Andrey toca piano) Entonación y estribillo Para no equivocarnos con el tempo….En estos cuarto tactos, sin duda ninguna, tenemos vocal canto popular.
Eso es indiscutible, es un hecho establecido, incluso por los musicólogos.

¿Dónde está el error principal de los interpretes?
A partir de mediados del siglo 20 Ellos tocan el texto, apostando en su gráfica, en la manera escolástica, y suponiendo que así están despejando el sistema de lectura del texto.

Romanticismo de principios del siglo 20, finales del siglo 19, típico para los interpretes antiguos (y lo sabemos gracias a las primeras grabaciones) es una estupidez, la consecuencia de mal gusto.

Luego, a medianos del siglo 20, los músicos desearon ” tener” buen gusto y comenzaron a leer el texto seguido, tocando como un pájaro carpintero, olvidando la lógica de la música, del texto.La lógica de lenguaje músicas tiene dos hipostasis.

Una es la que no depende del compositor. Es lo que vemos aquí, es el movimiento coral que en el caso nos dicta la lógica.

Pero existe la segunda lógica – el lenguaje del autor.Cuando conocemos su personalidad, cuando tocamos de cerca su experiencia personal, entendemos mucho mejor la lógica de su vida.Y este conocimiento reduce la posibilidad de error también.

(18.05 Andrey toca piano) Pasamos a los primeros 4 tactos de los cuales estoy hablando tanto tiempo.

¿Dónde está el error principal? (18.14 – 18.21 Andrey toca piano)
No se puede tocar seguidos la entonación y el estribillo coral. Así no ocurre. Esto es contrario a la lógica de lenguaje musical.
El coro debe dar un suspiro y después del solista empezar a cantar con una pausa que se llama “pausa agogica” (semántica). Resulta que los primeros 4 tactos adquieren un sentido totalmente diferente.
Hablando de los tempos, no es nada difícil imaginar: rápido, extenso, cómodo para cantar sin tragar frases.
Por desgracia, las tradiciones hechas no nos dan esta posibilidad. Por regla general, los tempos son acelerados. Es imposible cantar extensamente en este tempo. Un ruso no se sentirá libre, cómodo, y es lo que quiere trasmitir nos Mussorgsky.

(19.26 – 19.33 Andrey toca piano). Сualquier de nosotros, que va a cantar con coro, sabe perfectamente que después de la entonación en solo obligatoriamente nos encaramos al coro, que coge la canción.

(19.41 – 19.48 Andrey toca piano). Esto significa que entre el solo y el coro debe haber una pausa lógica, sin la cual la música pierda todo su sentido. Y nosotros perdemos el carácter. Sin hablar de que muchos compositores que hacían la orquestación de la obra se equivocaron en seguida, no entendían de que se trata esta música.

Por ejemplo, la orquestación famosa del Ravel nos demuestra que Él no ha comprendido el carácter de los primeros 4 tactos, y en vez de vasta voz con coro, paso la entonación a la trompeta.

Un gran error. Ha traducido todo inmediatamente en el plano de simple iluminación. La voz extensa de alma rusa no se puede sonar en el estilo de trompeta, La trompeta suena bruscamente.

(20.50 – 20.52 Andrey toca piano ) Suena plano, desagradable, pintado de oro como el gallo, y no tiene nada que ver con alma musical del Mussorgsky. A continuación, se comete un error más

(21.12-21.13 Andrey toca piano) Al terminar las entonaciones, Ravel para el sonido de trompeta y pasa el desarrollo de la música a los instrumentos de cuerda.

( 21.25 -21.30 Andrey toca piano). Por eso, después de los 6 tactos de introducción, allí, donde la música corre, evoluciona, reflejando el desarrollo de la paz interior de Mussorgsky, Ravel lo pasa a los instrumentos de cuerda. Resulta que cometa el segundo gran error – dinámico. Después de trompeta muy viva, en vez del desarrollo del sonido tenemos su estrechamiento cuando los instrumentos de cuerda suenan mucho más suaves.

( 22.04 -22.07 Andrey toca piano) Resulta que la intención de adornarnos nos lleva al plano completamente diferente, fuera de la esencia de la música.

Como regla, el adornamiento de Ravel copia los pianistas -interpretadores, bajando, artificialmente el sonido, pasando de la sonoridad bastante fuerte a una más suave, donde debía ser totalmente al revés, la paz interior del Mussorgsyi debe abrirse y crecer. Se crece en el ritmo también, y en la sonoridad. Entonces, desde los primeros 6 tactos tenemos ya unos 2,3,4 y 5 errores que nos llevan al otro plano y nos obligan a ir por un rastro falso.
Vamos a pasar directamente al texto.

(23.14 – 23.21 Andrey toca piano) El solista se dirige al coro

(23.22- 23.29 Andrey toca piano) Es muy importante también, lo que llamo “microdinamica” – la importancia de cada tono.

Es absolutamente necesario demonstrar en cada tono de este maravilloso relato del mundo interior,los cambios de estado de ánimo

(23.47 -23.51 Andrey toca piano) aquí un positivo, mayor;
( 23.55 -23.58 Andrey toca piano) un paso a menor, lo que expresa la duda;
( 24.01 -24.02 Andrey toca piano) un retorno a mayor, que devuelva la esperanza;
(24.06 -24.08 Andrey toca piano) se extiende en el lejano mayor, que simboliza algún signo de interrogación;
(24.16 -24.17 Andrey toca piano) y el retorno.

Esta seria de solo 11 acordes es sorprendentemente rica y narra un enorme segmento del estado interior del autor.

(24.52 -25.34 Andrey toca piano)

Ahora voy a tocar sin interrupciones, de la manera correcta, desde mi punto de vista, la verdadera forma de lectura de la principal declaración de esta gran obra, el inicio de la demonstración del autorretrato musical de Mussorgsky.

Un comentario del autor muy interesante, cuando después de las breves primeras declaraciones El abre su alma, pero de repente, a mitad de la frase, se corta, indica una pausa.

¿Qué quiere decir con esto?

Narrando su estado interior El habla de interrupciones internas infinitas. Esto es evidente, y nosotros, los músicos, debemos mostrarlo como el retrato de sus profundas dudas.

(26.18 -26.30 Andrey toca piano) Eso es un detalle muy expresivo, absolutamente necesario para crear su retrato.

(26.36 -26.53 Andrey toca piano) En este punto se termina la narración de su estado general, de la espina dorsal de su carácter, muy amplio, espacioso. Lo que nosotros en idioma rusa llamamos “del carácter zafarrancho”, se corresponde mucho con el carácter ruso: concentrarse, irse y constantemente fallar por una u otra razón. En otras palabras, no hay ninguna secuencia. Y el autor, Mussorgsky, sique narrando irónicamente sobre sus problemas interiores.

Mientras tanto en la parte central del texto musical del “Paseo” la narración sobre su estado general comienza a pasar a algo más detallado. El autor se profundiza y explica en los detalles su mundo interior, detallando cado uno de los acordes con su entonación correspondiente, especial. Lo tenemos aquí.

(27.56 – 28.03 Andrey toca piano)
En otras palabras, del estado general, después de la introducción, pasamos a una mirada más profunda, intima.
Intentamos a unir estos dos materiales.

(28.18 -28.45 Andrey toca piano) Aquí tenemos un detalle más, muy interesante, que surge inesperadamente – los cromatismos en la voz media

(28.51- 28.55 Andrey toca piano). ¿Qué puede significar esto?

Es un rastro irónico, con el cual el autor mismo forja su carácter lleno de incertidumbres y tropiezos.

Al conocer el camino de su vida podemos suponer su estado, con elementos de ebriedad .

( 29.25 -29.37 Andrey toca piano). Luego Él se da ánimos a si mismo
(29.39 – 29.42 Andrey toca piano). y su paseo continuo, igual que el recorrido de su carácter.
(29.47 -29.57 (Andrey toca piano). Y aparece el último elemento, muy interesante, cuando El pisotea
(30.02- 30.07 Andrey toca piano). Nos vemos tanto el llamado “body language” (lenguaje de cuerpo), como el carácter de un fabuloso bonachón que está dudando en un movimiento especifico. Supongamos que se decide, se toma en las manos y, como decía Erofeev : “Yo no fui sino arrastro”, ya que las piernas no iban. Así que aquí, Modest Petrovich al parecer se empuja.

Por un lado, muestra la parte exterior del “Paseo” – visita a una exposición, la forma de andar, y, por otro lado, la parte sorprendente y encantadora de su naturaleza.

Y se termina todo con el primer tema del “Paseo”, cuando Él se esfuerza y, después de ciertas incertidumbres y reflexiones amargas ( 31.05 -31.06 Andrey toca piano), al pasar por una secesión de menor ( 31.08 – 31.12 Andrey toca piano), sometiendo a la suerte (31.13 – 31.16 Andrey toca piano), después del borracho pisoteo ( 31.19-31.22 Andrey toca piano), forzándose (31.24 – 31.26 Andrey toca piano), estimulándose (31.28 -31.33 Andrey toca piano), demostrando su carácter blando y desorganizado (31.41 -31.46 Andrey toca piano), y otra vez el pisoteo en el estilo de un oso (31.48 – 31.52 Andrey toca [piano). Y finalmente se pone en las manos de sí mismo ( 31.57 – 32.12 Andrey toca piano) y se marcha dirección a la meta.

Así es el autorretrato: fabuloso, irónico, un poco triste y a la vez muy alegre, amargo y al mismo tiempo dulce, encantador, la preciosa “fisonomía” de nuestro querido Modest Petrovich

(32.30 hasta final Andrey toca piano.)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s